La violencia relacionada con el narcotráfico y la fuerte corrupción policial y política existente en México, ha logrado disminuir las cifras de expectativa -o esperanza- de vida.

La crisis de violencia, agudizada a partir e 2005, ha traído consigo que la tasa de homicidios en 2010 sean 22 por cada 100.000 muertes. Un estudio, de la Universidad de California de Los Ángeles, reconoce que este indicador creció de forma notable cuando Felipe Calderón, entonces presidente, lanzó su estrategia armada contra el narcotráfico, según indica El País.

El género y el rango de edad más afectados del país con la disminución son los hombres entre 15 y 50 años, cuya esperanza de vida cayó en un 0,6% entre 2005 y 2010.

“Nuestros resultados indican que los homicidios pueden tener un gran impacto en la edad promedio de la población. La violencia en México se ha esparcido por todo el país, así que nuestros hallazgos sugieren que los homicidios sean abordados desde la perspectiva de la salud pública para mejorar la vida de las personas”, explicó al diario español Hiram Beltrán-Sánchez, uno de los investigadores.

El estudio revela que la mayoría de los estados mexicanos elevaron el indicador de 72 a 72,5 años entre 2000 y 2005, pero en los cinco años siguientes volvió a descender a 72.

Eso en cuanto a la estimación general, sin embargo, en los estados ubicados al norte del país, donde más afecta la violencia, la cosa se pone más fea. Los hombres que viven en ese lugar han bajado su expectativa de vida en tres años. Paralelamente los del centro y el sur sólo la disminuyeron en seis meses. Las mujeres del norte, lo hicieron en la misma cifra.

Actualmente México es el país de la OCDE con menor esperanza de vida entre los 34 integrantes. Por otra parte, sus desaparecidos se elevan a 26.000 según cifras oficiales.