Lo que revelan los diálogos de Longueira con Contesse, según Carlos Peña

“¿Qué hacía un hombre de negocios a quien cualquiera supondría sin un minuto de tiempo, ocupado, como debía estar, revisando planes de negocio, estrategias financieras, alianzas corporativas y relaciones laborales, dedicado casi el día entero a intercambiar mails , recibir y comer con políticos de todas las tendencias, desde Pablo Longueira a Carlos Ominami?”, se pregunta el rector UDP, para quien la respuesta es obvia… “hacía negocios”, e “intercambiaba dinero por influencia”.

carlos peña A1

El uso del dinero como instrumento de poder, negocios en definitiva, es lo que hacía el ex gerente general de SQM, Patricio Contesse, cuando dedicaba largas horas de su tiempo para sostener reuniones con diversos personeros del mundo político, sostiene Carlos Peña en una carta publicada por El Mercurio, esto a propósito de la revelación del diálogo -vía correos electrónicos- que el ex brazo derecho de Julio Ponce mantuvo en 2010 con Pablo Longueira.

Para dar sustento a su tesis, el abogado recuerda que “el día 19 de mayo del año 2014, por ejemplo, y según informa la última edición de la revista Qué Pasa (la misma que desató el escándalo de Caval), Contesse se reunió a las 9 de la mañana con Jovino Novoa; a las 16 con Ernesto Silva y Javier Macaya (quienes entonces asumían la directiva de la UDI); a las 18:45 recibía a Pablo Zalaquett; y a las 21 horas cenaba con Carlos Ominami. Al día siguiente, este hombre ubicuo y de paciencia incombustible, se levantó temprano para recibir a Cristián Leay y Pablo Longueira. Este último lo conocía. Longueira, según los correos que han trascendido, había enviado documentos a Contesse, relativos a la tramitación del royalty, para que este último le diera su opinión. Hay además indicios de que Longueira recibió indirectamente dineros de SQM”.

Como es sabido, de acuerdo al informe elaborado por Shearman & Sterling, el ex senador, ex ministro y ex candidato presidencial UDI aparece vinculado a más de 20 proveedores sospechosos que recibieron 730.5 millones de pesos (USD$ 1.074.739) de SQM entre septiembre de 2009 y marzo de 2015. La lista incluye a personas de su círculo más cercano, como José Tomás Longueira Brinkmann (hijo); Loreto Undurraga Casteblanco (concuñada); Rubén Carvácho Saez (ahijado de Longueira); y María Alejandra Bórquez Cousiño (socio comercial); además de tres fundaciones creadas por el ex senador.

Por eso es que Peña insiste en que es de menester detenerse en “la conducta de Contesse”.

“¿Qué hacía un hombre de negocios a quien cualquiera supondría sin un minuto de tiempo, ocupado, como debía estar, revisando planes de negocio, estrategias financieras, alianzas corporativas y relaciones laborales, dedicado casi el día entero a intercambiar mails , recibir y comer con políticos de todas las tendencias, desde Pablo Longueira a Carlos Ominami?”, se pregunta el rector UDP, para quien la respuesta es obvia… “hacía negocios”, e “intercambiaba dinero por influencia”.

“Patricio Contesse (y todos los que, como él, daban dinero eludiendo la ley) seguramente mantenía ese ritmo de reuniones y de comensalidad para transubstanciar el dinero de SQM en poder sobre el proceso político”, opina Peña.

Para cerrar su opinión -indica Peña- “Contesse realizaba así la forma más básica del negocio: el intercambio (…) Por eso cuando Patricio Contesse parecía sacar la vuelta en reuniones infinitas y comidas que iban desde Longueira a Ominami, y que aparentemente lo distraían de su trabajo más propio, estaba, en realidad, llevando a cabo una actividad que rentaba a SQM más que la más exitosa de las prospecciones mineras”.

 

The Clinic Newsletter
Comentarios