Stefano-Mancuso

*Por María Paz Cortéz Tirado

¿De dónde surge tú interés por las plantas?
Las plantas son increíblemente importantes para la vida, siempre me sorprendió que tan pocas personas las estudiaran. Nosotros como animales dependemos de ellas, producen toda nuestra comida y el oxígeno que respiramos. La mayoría de la energía que usamos diariamente es producida por las plantas.

En tus estudios dices que las plantas tienen cualidades humanas, como encariñarse con los hijos y comunicarse. ¿Qué otras cualidades tienen?
Las plantas son organismos extremadamente complejos, tienen la mayoría de las habilidades de los animales, pero es difícil verlo. Por ejemplo, son capaces de defenderse de una manera muy activa y con estrategias muy complejas. También tienen una vida social muy amplia y rica, interactúan con sus vecinos de distinta manera dependiendo de la relación. Por ejemplo, si sus vecinos son parientes cercanos, van a tener una relación diferente a si no lo son.

¿Cómo es eso?
Con los parientes no están compitiendo por el suelo, que es para ellas un recurso muy importante. Si nosotros fuéramos plantas y parientes, podríamos compartir el suelo, si no lo fuéramos, pelearíamos.

¿Cómo sería esa pelea?
Por ejemplo, construyendo un montón de raíces para tratar de tomar el espacio del otro. También pueden pelear de una manera mucho más agresiva, produciendo sustancias tóxicas que matan al enemigo.

También dices que las plantas usan al ser humano para transportarse.
Ja, ja, ja. ¡Sí! Nosotros en general vemos a las plantas como algo que nosotros usamos, pero muchas veces es al revés. Hace unos años leí un libro que se llama “La Botánica del Deseo”, de Michael Pollan, que se preguntaba si el choclo u otras plantas nos estarían usando para repartirse y propagarse por todo el planeta. Esa es una gran pregunta.

¿Las plantas también duermen, igual que los humanos?
¡Claro! Tienen un ciclo de sueño igual al de los animales. Tú puedes ver este comportamiento usando un simple teléfono con cámara. Pones la cámara frente a la planta y haces fotos con intervalos de cinco minutos. Si ves la película de estas fotos, observarás muchos comportamientos.

¿Sueñan?
No. Hasta donde yo sé, no sueñan. Lo que sí es sorprendente es la adaptación de horarios cuando cambian de país, por ejemplo. Necesitan un par de días para acostumbrarse a un ciclo de noche distinto.

También dices que las plantas tendrían una especie de cerebro. ¿En qué se diferenciaría éste del de los animales?
No tienen cerebro como tal. Pero las raíces de las plantas son organismos muy complejos y actúan como una especie de cerebro, porque desde ahí toman decisiones y procesan toda la información que reciben del ambiente.

En el año 2007, la revista de ciencia vegetal Trend publicó un artículo donde varios científicos critican el concepto de neurobiología vegetal y la idea del cerebro de las plantas. ¿Qué opinas?
Insisto: las plantas no tienen cerebro ni nervios, pero efectivamente usan señales eléctricas para comunicarse a lo largo de su cuerpo. Como no tienen órganos especializados, estas señales son más lentas y menos frecuentes. En vez de usar órganos usan células, esa es la única diferencia finalmente. Pero eso no es importante, igual es neurobiología.

¿Cuál es la planta más inteligente?
Esa pregunta es muy difícil. Pero una planta que es muy inteligente y que todos conocemos es el haba.

¿Por qué?
Porque es una enredadera, una planta que escala. En vez de gastar mucha energía construyendo un tronco para ir hacia arriba y buscar luz, deciden enredarse en algo ya existente. Es una adaptación maravillosa. Por otro lado, he estudiado el haba en mi laboratorio y soy muy consciente de cómo esta planta puede sentir el ambiente que la rodea.

¿Qué opinas de los veganos según esto?
Yo no tengo nada en contra del veganismo. Las plantas son incapaces de sentir dolor, están adaptadas para ser comidas. En los animales, el dolor es importante porque podemos escapar de él de alguna manera. Evolutivamente, las plantas están hechas para no sentir dolor porque no tienen cómo salir corriendo.

¿Qué es lo más loco que has visto en el mundo de las plantas?
Lo más sorprendente fue descubrir que las plantas son capaces de mandar mensajes a otras plantas de manera muy rápida a través del espacio. Se advierten entre sí de que hay algo extraño, o problemas en el ambiente, para poder crear resistencias. Esto es genial.

¿Cómo se manda ese mensaje?
A través de partículas químicas. Cuando tú hueles una rosa, por ejemplo, eso es un mensaje. No para ti, sino para las abejas que necesitan atraer.

Dices también que las plantas tienen los cinco sentidos.
¡Tienen cinco y más! En general son mucho más sensitivas que los animales porque no pueden escapar de un peligro, entonces tienen que sentirlo antes para protegerse, adaptarse y sobrevivir.

¿Sirve entonces el mito de ponerles música o hablarle a las plantas para que crezcan mejor?

Ja, ja, ja, no estoy seguro de eso. Hay muchos artículos que dicen que las plantas prefieren la música clásica o el rock, pero no sé si eso sea verdad. Lo que sí puedo decirte es que son capaces de detectar sonidos y tienen preferencia por las frecuencias bajas.

¿Y cómo funciona el sentido de la vista?

Las plantas son increíblemente efectivas en lo que respecta a la visión. Pueden percibir la luz para atraparla a través de sus hojas, y también pueden percibir colores a través de sus fotoreceptores. Obviamente no tienen ojos ni ningún órgano, porque estos son un punto débil.

¿El hecho de no tener órganos las hace de alguna manera más evolucionadas?

Es una evolución paralela. El animal concentra funciones específicas en órganos especializados. Respiramos con nuestros pulmones, vemos con nuestros ojos, pensamos con el cerebro, y así. Pero, desde otro punto de vista, los órganos son un punto débil, porque te atacan ahí y te quitan tus sentidos. En el caso de las plantas, ellas tienen las funciones de los órganos distribuidas a lo largo de todo su cuerpo.