marta-lagos-foto2-alejandro-olivares

Un escenario presidencial, incierto, con pocos votantes en las urnas, con una masa crítica que dice lo que no le gusta, sin sucesión, es lo que avizora la analista y directora de la encuesta CERC-Mori, Marta Lagos, en entrevista con La Segunda de cara al 2017, donde las cifras duras indican que lo más probable es que haya un duelo Lagos-Piñera.

Según explica, si uno se remonta a la década de los 90′ rápidamente saltaban a la palestra los nombres de los políticos con más futuro, pero que esa situación, el llamado tiraje a la chimenea, se acabó en el primer gobierno de Bachelet.

“Si hoy preguntas a la gente el 80% quiénes son los candidatos, el 80% no tiene nadie a quien nombrar. Entonces la problemática no es si Lagos es candidato, el problema es que no hay sucesión. No quiero disminuir con esto a Lagos, pero él no se puso ahí. Llegó porque Bachelet no tiene sucesión”, afirma.

Con esa escenario hipotéticamente resuelto, la analista se aventura a armar con qué se encontraría el expresidente y qué dificultades enfrentaría el próximo año.

“Antes uno habría dicho que es esencial el voto de izquierda para que Lagos gane porque él va a tener el voto de centro, y de eso no tengo dudas, pero la gran duda es qué pasará con la izquierda”, advierte.

A esa situación -agrega- se suma el hecho del gran porcentaje del padrón electoral que no vota. “Entonces aquí hay un acertijo sin solución”, aprecia.

Indica en ese sentido que “el tema es bien complejo porque los 4 millones de chilenos que nunca han votado no lo harán y habrá votantes viejos que dejarán de hacerlo”.

Posible triunfo de Piñera

Para Lagos, el asunto de la desafección implica un riesgo más para el hombre proveniente del socialismo que para Piñera. Al respecto, se prefigura los siguiente: “hago esta ecuación Lagos-Piñera, ese electorado viejo de personas que tiene más de 45 años, que son izquierda y le dan peso a la Nueva Mayoría se podría quedar en la casa y no votar en una segunda vuelta y podría ganar Piñera”.

Por eso es que advierte que la disyuntiva del ex Mandatario, si es que finalmente da el sí, es que tipo de candidato va a ser, porque al correrse al centro pierde votos de izquierda, y al trasladarse más a la izquierda pierde votos de centro que pudiera captar Piñera.

En ese sentido, observa que la pelota la tendrían eventualmente la izquierda y la UDI.

De todos modos, cierra su análisis, asegurando que aun cuando Lagos llegará a ese evento con 80 años él levantó alguna vez el dedo y hoy nadie lo hace. “Están todos callados, el señor Pizarro sigue ahí, el señor Longueira sigue ahí”.