edo caroe a1

La versión de este 2016 del Festival de Viña del Mar ha estado fuertemente marcada por el humor que hace pebre si npiedad a la clase política, empresarios y poderosos.

Primero fue Edo Caroe. El debutante se llevó las Gaviotas de oro y plata con una exitosa rutina en la que le dio duro a las trucherías y faltas a la probidad en las que han incurrido ciertos políticos y empresarios.

Muchos pensaron que el mago profesional había dejado la vara alta para los otros humoristas que se presentarían en las siguientes noches, más aún para el debutante y desconocido Rodrigo González que se había comido una lluvia de pifias en el Festival de Pozo Almonte hace algunos días. Sin embargo, el también guionista y actor supo salir jugando y se llevó los premios que entrega el certamen con una presentación sólida en la que trapeó con los políticos, la familia de la Presidenta Michelle Bachelet metida en el caso Caval, la colusión, y cuanto asunto favorece a los poderosos a costillas del pueblo.

Estas comentadas rutinas no pasaron inadvertidas para las víctimas de sus presentaciones: Las autoridades del Congreso.

Según consigna El Mercurio, el diputado PS Juan Luis Castro reconoció que “no hemos sido capaces de reestablecer la credibilidad mínima para que haya respeto de la ciudadanía. Y nos preocupa y debemos hacernos cargo de esa situación”.

En tanto su par DC, Gabriel Silber manifestó que “desde la política debemos recoger el guante; la gente debe percibir que hay genuina voluntad de cambiar y que en 2015 hubo un punto de inflexión. Ahí no estamos comunicando bien”.

Desde el gobierno, la ministra de Educación Adriana Delpiano afirmó que “el país entero tiene que hacer un esfuerzo de valorar, de no generalizar situaciones respecto de las instituciones”.

Por el lado de la derecha, el secretario general de RN, Mario Desbordes, aseguró que la rutina es como una raspacacho que debe llamar a la reflexión, pues no hace más que sintonizar con el sentir ciudadano.

“Esto constata lo que viene pasando hace más de un año, la mala evaluación de la política y de quienes estamos en política. Eso es algo que nos tiene que preocupar mucho”.

Pues bien, producto del debate que se generó por sus rutinas, aquí dejamos una selección los mejores 5 chistes tanto de Edo Caroe como de Rodrigo González:

EDO CAROE:

1. “Si en algún momento de la rutina, ofrezco Bono Marzo, estoy improvisando”.

3. “La gente está indignada con las instituciones, con el sistema. En la calle me decían, ‘Edo, dale a la AFP’, y yo le decía ‘pero weón que querí que le de si le he dado todo’”.

4. “Ojo con las pifias porque estos weones (los políticos) son capaces de poner un impuesto a la pifia y ahí sí que nos cagan”.

5. “Lo de Dávalos y Compagnon es precisamente lo que los analistas políticos y los expertos califican como ‘El pico en el ojo’. Agradezcamos que el hijo de Bachelet no es Fabricio, sino tendríamos un hoyo en la nuca”.

Rodrigo González

1.- Dávalos y el caso Caval: “(Bachelet) debe estar pensando en tomar la píldora de los 38 años después. ¿Por qué no me puse la T? ¿Por qué no me puse el abecedario?”.

2.- “Yo tenía un secreto para no irme nunca preso en el Monopoly: me sentaba siempre a la derecha”.

3.- “¿Por qué los políticos no forman un sólo partido político y le ponen ‘Soquimich’ a la h…?”.

4.- “El hecho de que un desconocido como yo esté parado en el escenario más importante significa que este país está en crisis”.

5.- “En la UDI están muy enojados con Pablo Longueira. Tan enojados que ni Jaime Guzmán le habla”.