rodrigo gonzález a1

Rodrigo González, en entrevista con Julio César Rodríguez para su programa Podría ser Peor, se refirió a su exitosa presentación en el Festival de Viña del Mar y a la positiva reacción del público.

En esa línea, señaló que al momento de subir al escenario se encontraba nervioso y que no esperaba tan buen recibimiento por parte de los presentes. “Sentí una conexión increíble con el público, fue mágico”, admitió.

Comentó que “es más difícil actuar para cinco personas que para 15 mil, porque para 15 mil se produce una sinergia increíble, hay un feedback, una conexión”, según consigna BíoBíoChile.

También precisó que en un momento tuvo un problema que lo desconcentró y lo puso nervioso. “Se me fue el sonopronter que me hacía León Murillo y León empezó al aire, yo escuchándolo, a arreglar el problema”, sostuvo.

Pese a dicho episodio, el humorista pudo zafar de la situación y continuar con su monólogo: “Por suerte, por el trabajo también, pude seguir adelante porque la rutina la hicimos 15 mil veces, todos los días, a cada rato”.

En relación al reconocimiento que tuvo en el festival, expresó que “son apremios al trabajo que no sé si me merezca, ya es otro día, es el día de Natalia, mañana de Pedro”.