niñas argentinas FB

La periodista Pepa Valenzuela analizó en una columna de la revista Sábado qué significa para una mujer viajar sola. Esto, a raíz del asesinato de Marina Menegazzo (21) y María José Coni (22) en Montañita, Ecuador; las argentinas que llevaban un mes y medio de viaje, habiendo recorrido antes Perú.

“Ando sola. Viajo sola. Pero no hay caso. A la gente del hotel le cuesta entenderlo. Me miran con los ojos abiertos, como si vieran a un marciano y como para ver si entendieron bien, la pregunta que sigue también se repite y se repetirá cada santo día de mis vacaciones. ¿Y tu esposo? ¿Dónde está tu esposo? No tengo. Estoy soltera”, recuerda Valenzuela de un viaje que hizo al Caribe.

Respecto a la connotación de empoderamiento e independencia que tiene ver a una mujer viajando sola, señala que “lo cierto es que cuando viajas sola no todo el mundo te mira así, como una mujer autónoma en posesión de sí misma. ¿Cómo una mujer como tú no tiene esposo? (…) ¡Qué triste viajar sola! ¿No te da pena? No pasa mucho tiempo para que me hagan esos comentarios”.

Y añade: “me pregunto si a los hombres que viajan solos les hacen las mismas preguntas. ¿Y tu esposa? ¡Qué pena viajar solito! ¿Cómo no has logrado casarte? sospecho que no. Les pregunto a mis amigos, viajeros solitarios, para no quedar en la especulación. Confirman mi sospecha. Nunca les preguntan tanta burrada”.

Respecto a lo ocurrido con las viajeras argentinas, dice que “a ellas no solo no las vieron como dos chicas autónomas que recorrían el mundo, sino como un blanco. Un médico argentino dijo que ellas mismas propiciaron su final. Por viajar solas”.

“Porque viajar solas es una provocación. Igual que vestirse sexy es una invitación al abuso o la violación para ciertas mentes retrógradas. (…) En realidad, sí. Nos la buscamos. Porque aún vivimos en un mundo donde el solo hecho de ser mujer te hace blanco fácil. Pero eso es culpa de un mundo que aún no aprende a respetarnos”, agrega.