meoa5

El vicepresidente del PRO, Camilo Lagos, hizo frente a la publicación realizada por Reportajes La Tercera en cuanto a que el excandidato presidencial Marco Enríquez-Ominami usó en su campaña pasada un jet privado brasileño ligado a una empresa investigada por posible corrupción en Brasil.

En conversación con radio Bíobío, Lagos afirmó a modo de crítica que “nos llama la atención que esto se publique en la semana más catastrófica de la UDI”, donde se pusieron sobre la mesa nuevos antecedentes sobre los correos entre Pablo Longueira y el ex gerente general de SQM, Patricio Contesse sobre la ley de Royalty minero de 2010.

Pero bien, enfocándose netamente en “efectivamente usamos un avión durante la campaña y la grabación de la franja electoral. Es conocido, periodistas viajaron en ese avión”, escrutado por el Servicio Electoral.

En otros pasajes de la conversación Lagos precisó que “el avión fue parte del paquete que ofreció la agencia brasileña que vino a Chile a hacerse cargo de las principales tomas, imágenes (…) fue parte del ofrecimiento”.

El vicepresidente del partido fundado por MEO también aclaró que “legalmente nosotros como campaña no podemos gastar en un servicio provisto por extranjeros (…) el mismo Servel nos sugería hacerlo a través de agencias chilenas, y lo hicimos por una agencia chilena que contrató a la agencia brasileña”.

Lagos desdramatizó en el hecho aseverando lamentablemente “no hay otra forma de viajar por Chile en una campaña presidencial que no sea en avión privado, en un país con unas características particulares, en una campaña que es corta y hay lugares complejos”.

Por su lado reconoció que no salía a cuenta comprar boletos comerciales para cada uno de los integrantes del equipo del cineasta.

No tranquilo con eso además lanzó que “todos los candidatos lo usan” en campañas presidenciales.

“A nuestro juicio hay una alianza entre los sectores conservadores que están dentro de la Nueva Mayoría y de la derecha para afectar la candidatura del progresismo, están jugando sus últimas cartas”, sentenció.

Cabe decir que de acuerdo a Reportajes de La Tercera, durante cuatro meses el presidenciable Marco Enriquez-Ominami (ME-O) usó un jet privado de la brasilera Piracaba para su campaña presidencial de 2013.

Los hechos comienzan el 19 de julio de 2013 cuando la aeronave llegó a Chile proveniente de Brasil, trayendo a Augusto César Ferreira e Uzeda, director internacional de OAS; su esposa, Sabrina Adami Faria, y el director de Operaciones para el Cono Sur de OAS, Augusto César de Souza Fonseca, acompañado de su hija Silvia. Venían a Chile a esquiar a las Termas de Chillán. OAS, es la tercera empresa de infraestructura más grande de Brasil y ligada al escándalo de corrupción en que se ha visto envuelto el ex presidente Lula Da Silva, da cuenta hoy un reportaje de La Tercera.

Dos días mas tarde, el jet volvió a Sao Paulo, pero llevaba un pasajero más: era ME-O y su brazo derecho Cristian Warner, actualmente formalizado por el Ministerio Público, por emisión de boletas falsas para recibir aportes ilegales de SQM.

En Sao Paulo, ME-O se tomó fotografías y volvió a Chile el 24 de julio de 2013. Desde ese día y hasta noviembre, el jet de quedaría en Chile y el presidenciable lo usaría para recorrer Chile y realizar su campaña política.

De acuerdo al medio, cercanos a ME-O insisten en que el pago del jet, por poco más de $ 170 millones, está contenido en la factura emitida por la sociedad Cono Sur Research SPA, creada por Warner para supervisar, señala el medio, el trabajo del creativo brasilero Mendonça en la campaña.

Sin embargo, destaca el medio, en el comando del entonces candidato se reconoce que se trató de un pago de OAS, lo que implicaría una violación a la Ley Electoral, debido a que no está permitido el aporte de extranjeros a las campañas nacionales. En todo caso, cualquier anomalía, ya está prescrita.

En gastos de desplazamiento ante el Servel, ME-O declaró poco más de $ 6 millones de los $ 745 palos totales usados para la contienda.

Según La Tercera, los operadores de servicios de aerotaxis privados, para los cuatro meses en que ME-O usó el jet en Chile, superarían al menos el medio millón de billetes del tío Sam.

Enriquez-Ominami se refirió al tema indicando que “han anunciado tantas veces mi muerte política que ya va quedando claro que son ellos los que quieren matarme. Pero mientras más me disparan, más fuerzas gana el progresismo y más gente se suma a este esfuerzo por terminar con el duopolio. La política es sin llorar y así la entendemos. Ser progresista es más difícil que no serlo y es por esto que aquí estamos, construyendo las fuerzas que equilibrarán la balanza. Todas las fuerzas de la historia nos acompañan”.