marco enriquez ominami meo a1

El uso del jet privado en la pasada campaña presidencial de Marco Enríquez-Ominami y el viaje que realizó con dos importantes ejecutivos de OAS -empresa investigada por posible corrupción en Brasil- provocó que la Nueva Mayoría echara al tacho de la basura cualquier opción de formar una alianza política con el PRO para las elecciones municipales de este año.

Según consigna El Mercurio, el senador del MAS Alejandro Navarro explicó que “hasta antes de esto, primaba una diferencia política con Marco Enríquez-Ominami. Pero ahora hay una desconfianza política”.

Pese a ser uno de los dirigentes que veía con buenos ojos un acuerdo con el cineasta, ahora aseguró tajante que “toda posibilidad de incorporación del PRO en una alianza electoral ha terminado por diluirse. Es irreversible”.

Desde Izquierda Ciudadana, el timonel Sergio Aguiló enfatizó que su postura es “privilegiar” lo que ya se tiene dentro de la Nueva Mayoría, opinión similar a la del diputado PPD Cristián Campos, quien comentó que para una alianza con ME-O “no queda espacio, hay muy poco ánimo de pactar con él”.

En tanto el presidente del PPD, Jaime Quintana avisó que “la Nueva Mayoría no ha hablado de ninguna alianza con el PRO. Incluso, en el caso de que vayan tres listas municipales, sólo será conformada por partidos de la Nueva Mayoría”. En esa misma parada está el timonel DC Jorge Pizarro, al indicar que “nunca ha habido ninguna opción de llegar a acuerdo con un proyecto que ha sido oposición al gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet”.