Jumbo

Cencosud acusó de “desprolijidad” por parte de la Fiscalía Nacional Económica (FNE) ante el Tribunal de Libre Competencia (TDLC), luego de que el ente fiscalizador asegurara en enero pasado que junto a SMU y Walmart, el holding se coludió para fijar los precios del pollo.

A través de un comunicado que publica Cooperativa, el conjunto de empresas controladas por Horst Paulmann, calificó de infundada la denuncia de la FNE y acusó una serie de “errores” en el requerimiento que presentó ante el TDLC.

El holding afirmó que en el “escrito, junto con demostrar la inexistencia de las supuestas conductas denunciadas, Cencosud hizo presente al tribunal errores y omisiones fundamentales contenidas en el requerimiento de la Fiscalía Nacional Económica (FNE), cuya hipótesis se espera sea desechada”.

Según los controladores de Jumbo, la FNE “hizo una errónea definición del mercado relevante, omitiendo en su análisis el mercado conexo de provisión de pollo fresco, esto es, el mercado de su producción, distribución y comercialización”.

A juicio del holding lo anterior es inexplicable, sobretodo porque precisamente dicho mercado estuvo “marcado por un cartel de reparto de cuotas de producción entre los proveedores relevantes, quienes por lo demás, cuentan con un importante poder de negociación frente a Cencosud”.

“La FNE no fue capaz de determinar en su requerimiento el momento y forma en que se habría implementado el supuesto acuerdo entre competidores”, añadieron.

En ese sentido, sostuvieron que la empresa no tiene “ningún incentivo práctico para fijar precios mínimos de venta para el pollo fresco porque se trata de un ‘producto de destino'” donde el objetivo es “contar con la mayor flexibilidad para mantener una posición competitiva”.

“Tras una investigación de más de cuatro años, resulta sorprendente la despolijidad de la FNE en aspectos tan básicos como la individualización del requerido: su demanda fue dirigida contra Cencosud S.A., en circunstancias que es la sociedad Cencosud Retail S.A. la que tiene como objeto social la administración, gestión y explotación de supermercados, y por ende es la sociedad que explota las cadenas Jumbo y Santa Isabel. Este sólo hecho, ya sería motivo suficiente para que el requerimiento sea rechazado”, señalaron.

La empresa aseguró que “defenderá enérgicamente de estas acusaciones que considera totalmente infundadas y que provocan un grave daño a la reputación de la compañía y en la confianza de los consumidores”.