cheyre A1

El ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago, Mario Carroza, ordenó la reconstitución de escena en el llamado caso “Caravana de la Muerte”, episodio ocurrido en el regimiento Arica de La Serena y ordenó que concurra el ex comandante en jefe del Ejército, Juan Emilio Cheyre en calidad de inculpado.

La Caravana de la Muerte fue un viaje en helicóptero que realizó el fallecido general Sergio Arellano Stark por distintas regiones del país, como “delegado” de Pinochet en los días posteriores al golpe, para “acelerar los consejos de guerra”, tal como quedó establecido en el expediente que llevó el ex ministro Juan Guzmán Tapia en los inicios de la década 2000. Esto derivó en una serie de asesinatos y desapariciones.

Pues bien, el magistrado Carroza, ordenó que la diligencia se realice el próximo 13 de abril en la mentada unidad militar, donde estarán víctimas -la que aún están con vida- y los oficiales y suboficiales que fungieron de victimarios.

Esta es la primera vez que Cheyre concurre a una diligencia de este tipo, aunque sí ha declarado en el mismo caso, cuando el proceso era sustanciado por su antecesora, la magistrada Patricia González, quien fue reemplazada por Carroza por orden de la Suprema en diciembre pasado.

Las víctimas

El llamado episodio La Serena que lleva el ministro Carroza es por los delitos de asociación ilícita, homicidio calificado (desapariciones) y fusilamientos. En esta causa, es parte el Consejo de Defensa del Estado y el abogado Cristián Cruz, quien solicitó a mediados de 2013 el procesamiento de Cheyre, pero la magistrada González rechazó la petición.

En el libelo presentado por Cruz en esa oportunidad, sostuvo que Cheyre en calidad de “ayudante” del regimiento y con grado de teniente- junto al general Ariosto Lapostol, tuvieron responsabilidad en la muerte de 15 prisioneros. Estos, de acuerdo a esa presentación, fueron torturados y fusilados “donde algunos recibieron tiros de gracia en la cabeza, para posteriormente ser inhumados sus al margen de todo procedimiento legal y humanitario, en una fosa común del cementerio local”.

Se trata de Óscar Gastón Aedo Herrera (23); Carlos Enrique Alcayaga Varela (38); José Eduardo Araya González (23); Marcos Enrique Barrantes Alcayaga (26); Jorge Abel Contreras Godoy (31); Hipólito Pedro Cortes Alvarez (43); Óscar Armando Cortes Cortes, (48); Víctor Fernando Escobar Astudillo (22); Jorge Mario Jordan Domic (29); Manuel Jachadur Marcarian Jamett (31); Jorge Ovidio Osorio Zamora (35); Jorge Washington Peña Hen (45); Mario Alberto Ramirez Sepulveda (44); Roberto Guzman Santa Cruz (35) y Gabriel Gonzalo Vergara Muñoz (22).

A ellos se suma el matrimonio compuesto por Mario Lejderman y Rosario Ávalos, cuyo hijo -de poco más de dos años en 1973- fue dejado por el propio Cheyre al cuidado de las monjas de un convento de La Serena. La pareja fue exhumada en 1990.

Hay que recordar que la primera vez que Cheyre aparece mencionado en un proceso por violaciones de derechos humanos se produjo en 2000, cuando el ex oficial y ex agente de la CNI Pedro Rodríguez Bustos lo situó en el regimiento Arica de La Serena, señalando que participó de los fusilamientos y tortura.

Cara a cara

El ex militar ha negado su participación en los hechos y en agosto de 2013 protagonizó un duro cara a cara con Ernesto Lejderman el hijo de ambos fusilados en el programa El Informante de TVN, done insistió en sus dichos.

En paralelo a la indagatoria del ministro Carroza, su colega de la Corte de Apelaciones de la IV Región Vicente Hormazábal, lleva otro caso, esta vez por torturas, donde Cheyre ha mantenido el mismo discurso en la declaración que prestó como inculpado en diciembre pasado.

La concurrencia de Cheyre se produjo, a raíz de un informe preparado por la PDI, que obtuvo testimonios de siete personas -tal como lo reveló The Clinic Online que aseguran haber sido torturados por el actual miembro del consejo del Servicio Electoral (Servel) y director del Centro de Estudios Internacionales de la Universidad Católica (UC).

La conclusión a la que llegaron los detectives de la Brigada de Derechos Humanos es que los dichos de las víctimas tenían “bastante veracidad”.

Actualmente, Cheyre es asesorado por la empresa de comunicaciones y lobby Imaginacción, perteneciente al ex ministro de Patricio Aylwin, Enrique Correa.

Este diario intentó obtener una versión del abogado Jorge Bofill, patrocinante de Cheyre, pero hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta. En una entrevista concedida a este medio en noviembre de 2015, el penalista aseguró que los testimonios a los que la PDI le otorga verosimilitud y que implican a Cheyre en torturas en 1973, no corresponden a la realidad. “Que lo hayan visto ejerciendo labores o mando sobre los detenidos, no es cierto. Que lo hayan visto golpeando o interrogando gente, no es cierto. Que lo hayan supuestamente visto formando parte de la sección de inteligencia, tampoco es verdad”, apunta.