maría paz
La actriz María Paz Cajas (34) fue detenida ayer (jueves) durante la movilización estudiantil. Según relata la mujer a The Clinic Online, ella no había acudido a la marcha, sino a realizar un trámite personal al centro de Santiago cerca de la casa central de la Universidad de Chile.

“Cuando salí, estaba la escoba y tuve que empezar a caminar para buscar un Metro abierto. Carabineros estaba haciendo control de identidad cerca del Metro Santa Lucía, que estaba bloqueado. Ahí accedí que me revisaran, que me abrieran el bolso, pero consideré que no correspondía. Seguí caminando hacia el Metro Bellas Artes, esperaba poder tomar ahí locomoción”, relata.

En los alrededores del GAM, María Paz vio caminando a unos chicos del Liceo de Aplicación, portaban banderas y calculó que debían tener entre 15 y 16 años, la misma edad de Camila, su hija mayor.

“Los pacos los tomaron, les fueron a pegar, y no me pude quedar callada. Pensé en lo vulnerable que estaban y empecé a defender a los chicos. Se armó una trifulca, me ofusqué. Dicen que le pegué a una carabinera en ese forcejeó, que hay una grabación. Puede ser, no lo niego. Nos llevaron a las tercera comisaría”, cuenta.

En este lugar se produjo una nueva disputa con uniformados. Éstos quisieron esposar a María Paz por la espalda. Ella se negó y pidió que le pusieran las esposas por delante. No accedieron. María Paz se enfrentó nuevamente a carabineros. Cayó al suelo.

“Ahí se abalanzaron sobre mí y una paca me pegó una patada en la vagina. Le grité eso ‘me pegaste en la vagina’, porque lo sentí muy fuerte. Los chicos alcanzaron a escuchar. Nos llevaron al SAPU de Renca a constatar lesiones. Yo sentí un malestar. Lo tomé como parte de los nervios, nos bajaron esposados y sentí un líquido bajando por las piernas. Le expliqué que necesitaba ir al baño y me di cuenta de que estaba sangrando”, comenta María Paz.

En el SAPU fue atendida por el ginecólogo de turno. No existían lesiones visibles, pero por la hemorragia la derivó al Hospital San Juan de Dios, donde le hicieron una ecografía transvaginal que constató la existencia de hemorragia, y un examen de sangre que a las 14.52 horas corroboró que cursaba un embarazo de 4 a 5 semanas, situación de la que ella no estaba al tanto hasta ese momento.

IMG_0747

Pese a estos dos antecedentes, María Paz fue llevada nuevamente a la Comisaría, donde una observadora del Instituto de Derechos Humanos tomó conocimiento de su situación e interpusieron un recurso de amparo para que la mujer fuera liberada.

En las afueras de la comisaría, el hijo más pequeño de María Paz, aún lactante, esperaba a ser amamantado. Tras varias gestiones, le permitieron alimentarlo.

Esa tarde, María Paz continuó sangrando, hasta que fue, por orden de la Fiscalía, liberada pasadas las 20.00 horas y luego de un intento fallido de traslado a la comisaría de Ñuñoa.

El Instituto de Derechos Humanos ya ha recabado antecedentes al respecto y está pronto a presentar una querella por torturas, en una semana especialmente compleja para el organismo que ha debido enfrentar críticas por su proceder. Ayer, por ejemplo, El Mercurio publicó un inserto firmado por 382 ciudadanos en que se cuestionaba el supuesto “hostigamiento” a Carabineros de parte de INDH.

María Paz, en tanto, afirma que está consternada por lo que le tocó vivir. Durante esta tarde acudirá al médico porque continúa sangrando.

“Tengo claro que ya se produjo el aborto. Eso pasó ayer, pero quiero saber si tengo algo más”, dice.

Carabineros enviará los antecedentes a la prefectura central para que se indague la situación.

Al cierre de esta nota, Carabineros no había entregado una versión al respecto.