Abogado de Cheyre y caso Caravana de la Muerte: “Es raro que a uno lo persigan durante 16 años”

Jorge Bofill, jurista defensor del ex comandante en jefe del Ejército, acusó cierta persecución en contra de su cliente en la bullada investigación donde es indagado como presunto encubridor de homicidios y secuestros calificados. “Juan Emilio Cheyre ha estado siempre disponible, pero es raro que a uno lo persigan durante 16 años, eso es completamente extraordinario”, sostuvo el profesional. Hay que recordar que la primera vez que Cheyre aparece mencionado en un proceso por violaciones de derechos humanos se produjo en 2000, cuando el ex oficial y ex agente de la CNI Pedro Rodríguez Bustos lo situó en el regimiento Arica de La Serena.

cheyre A1

Jorge Bofill, abogado defensor del ex comandante en jefe del Ejército Juan Emilio Cheyre, acusó cierta persecución en contra de su cliente en la bullada investigación del caso Caravana de la muerte, donde es indagado como presunto encubridor de homicidios y secuestros calificados.

En ese sentido cabe recordar que el pasado 7 de junio el Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior solicitó que el ministro en visita Mario Carroza, someta a proceso al ex comandante por este caso.

Según consigna La Tercera, Bofill sostuvo que “Juan Emilio Cheyre ha estado siempre disponible, pero es raro que a uno lo persigan durante 16 años, eso es completamente extraordinario”.

Pese a ello, resaltó que “afortunadamente estamos llegando al final del camino porque la investigación está, en mi opinión, acotada y no queda mucho más por averiguar”.

En otros pasajes de la entrevista, el jurista aseguró que “el Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior, más allá de sus ganas de perseguir a Juan Emilio Cheyre, ha terminado por reconocer que él no participó en los asesinatos cometidos en la Caravana de la Muerte en La Serena”.

A su vez, recalcó que Cheyre tenía sólo 25 años en la fecha de los crímenes y sólo cumplía la función de entregar documentos por orden de un superior: Él era “ayudante del comandante, esto es una especie de auxiliar, un mensajero y lo que él hizo es entregar lo que le enviaron. Esa es toda su participación en los hechos”.

Bajo ese contexto es que Bofill acusa derechamente que “el Programa (de DD.HH.) dado que su objetivo, en mi opinión, es político y no jurídico, obviamente no quiere soltar la presa. Y sostiene ahora que Juan Emilio Cheyre ha sido encubridor del delito con posterioridad a su comisión”.

Sobre el querellante, abogado Cristián Cruz, Bofill disparó que “ha ofrecido a los tribunales de La Serena y Santiago testigos que son completamente falsos y contradictorios en sus dichos, intentando vincularlo con los crímenes cometidos en la caravana de la muerte”.

En otros pasajes de la conversación, el jurista se mostró tranquilo porque “la defensa de Juan Emilio Cheyre, está convencida que es inocente y, por tanto, él no debería arriesgar nada”.

Desde la otra esquina, el propio Cristián Cruz recogió el guante y descartó de plano que utilice testigos falsos, puesto que existe “una multiplicidad de testimonios y documentos que dan cuenta de manera inequívoca de la presencia de Juan Emilio Cheyre en el día de los hechos que imputan su responsabilidad y participación”.

“No puedo hablar del mundo paralelo que pretende construir la defensa del señor Cheyre. Yo tengo que hablar del expediente. Ni el señor Cheyre, ni su defensa están obligados a decir la verdad, y han hecho uso de ese derecho y, por tanto, mi obligación y deber, es respecto a los antecedentes del proceso, que dan cuenta inequívoca, y como todo el país vimos, que el señor Cheyre está en el banquillo de los acusados, eso ya es la reconstitución de escena”, sentenció.

Hay que destacar sobre la solicitud del Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior, que esta es la primera vez que la entidad solicita el encausamiento del ex oficial, aún cuando es indagado por la justicia -por al menos cinco años- en relación a los hechos acontecidos en el Regimiento Arica de la Serena en los días posteriores al golpe del 11 de septiembre de 1973, donde Cheyre fungía como teniente.

Cruz, ya había solicitado a mediados de 2013 el procesamiento de Cheyre, pero la entonces jueza a cargo del caso lo rechazó.

Según la presentación del abogado Cruz, Cheyre era el ayudante del regimiento y en su calidad de teniente, tuvo responsabilidad en la muerte de 15 prisioneros. Ello bajo el alero del entonces general Ariosto Lapostol, respecto de quien el Programa de DDHH solicitó su procesamiento en calidad de autor de los mismos delitos.

De acuerdo al escrito de Cruz, los prisioneros fueron torturados y fusilados “donde algunos recibieron tiros de gracia en la cabeza, para posteriormente ser inhumados sus al margen de todo procedimiento legal y humanitario, en una fosa común del cementerio local”.

Se trata de Óscar Gastón Aedo Herrera (23); Carlos Enrique Alcayaga Varela (38); José Eduardo Araya González (23); Marcos Enrique Barrantes Alcayaga (26); Jorge Abel Contreras Godoy (31); Hipólito Pedro Cortes Alvarez (43); Óscar Armando Cortes Cortes, (48); Víctor Fernando Escobar Astudillo (22); Jorge Mario Jordan Domic (29); Manuel Jachadur Marcarian Jamett (31); Jorge Ovidio Osorio Zamora (35); Jorge Washington Peña Hen (45); Mario Alberto Ramirez Sepulveda (44); Roberto Guzman Santa Cruz (35) y Gabriel Gonzalo Vergara Muñoz (22).

A los anteriores, se suman el matrimonio compuesto por Mario Lejderman y Rosario Ávalos, cuyo hijo -de poco más de dos años en 1973- fue dejado por el propio Cheyre al cuidado de las monjas de un convento de La Serena. La pareja fue exhumada en 1990.

Hay que recordar que la primera vez que Cheyre aparece mencionado en un proceso por violaciones de derechos humanos se produjo en 2000, cuando el ex oficial y ex agente de la CNI Pedro Rodríguez Bustos lo situó en el regimiento Arica de La Serena.

Programa de DDHH pide procesar a Cheyre como encubridor de secuestros y homicidios en caso Caravana La Serena – The Clinic Online

The Clinic Newsletter
Comentarios