compagnono1-a1

Luego de que estallara el caso Caval, la nuera de la Presidenta Michelle Bachelet, Natalia Compagnon, de a poco comenzó a aislarse de los medios de comunicación en general. Pese a esto, y después de su última entrevista en abril de 2015, decidió hablar con el Cuerpo de Reportajes de La Tercera y dar a conocer cómo ha sido su vida personal y pública durante estos últimos meses.

Uno de los temas que abordó en esta entrevista fue la modificación en la estrategia jurídica anunciada por su abogado Antonio Garafulic. Al respecto, la nuera de la Mandataria sostuvo que “cuando comenzó el caso Caval era la primera vez que yo me veía enfrentada a una causa judicial. No tenía abogados, no sabía de qué se trataba, no sabía cómo era el proceso, ni nada. Tuve reuniones con muchas personas que comenzaron a aconsejarme y me recomendaron a la abogada Jessica Norambuena, que trabajaba con su pareja, que es Felipe Polanco. A ellos les importaba mucho que yo no hablara con la prensa, que siguiera estrictamente el camino judicial en esto, que ojalá salpicara lo menos posible al gobierno, siempre la idea fue separarme completamente de La Moneda”.

Al ser consultada sobre si La Moneda tuvo un rol en su defensa, declaró: “Creo que la historia completa algún día terminará de contarse, pero hoy no quiero hablar de esto. Mi interés hoy es mi defensa judicial sin intervenciones externas”.

En esa línea, explicó que “hasta el año pasado estaba claro cuáles eran mis acusaciones en la causa, hasta que se presentó la querella de Impuestos Internos. Yo creo que ese fue el punto de inflexión que ha habido en este proceso. Siempre he dicho que voy a asumir mis responsabilidades como cualquier persona, pero también creo que es injusto que por tener una relación con alguien del ámbito político a uno lo crucifiquen. Yo todavía no tengo la posibilidad de defenderme de lo que se me está acusando, pero sí siempre he dicho que yo me voy a hacer cargo de mis actuaciones pasadas como cualquier persona que en este país se le acusa. Hay que dejar que el Ministerio Público haga su trabajo. Yo confío plenamente en los tribunales de justicia de este país”.

“Me cuesta pensar que la querella del SII fue algo programado, por llamarlo de alguna manera. Pero sí todo ese capítulo, y los días previos, y lo que sucedió en mi declaración cuando me acompañó Polanco, me dejan con un gusto raro, me dejan pensando al menos”, admitió.

Vida personal

“Nosotros aparecíamos sólo en los actos oficiales, nunca nuestro mundo fue el mundo político ni público. Siempre tratamos de custodiar mucho el que, si bien estaba la Presidenta, nosotros éramos completamente ajenos a lo que pasaba a nivel gobierno. Por los niños, por nosotros… Hoy puedo decir que la fama no es bonita. Mucha gente habla de ser conocido y ‘mira qué entretenido’, pero los costos reales que eso tiene muy poca gente los conoce. Que te reconozcan, salir en los diarios, salir en la televisión, que la gente comente cosas de ti cuando no te conocen, es súper abrumador”, reconoció Compagnon.

Sobre la manera en que ha cambiado su rutina diaria, la nuera de la Presidenta afirmó que la mayor parte del tiempo prefiere estar en su casa y así evitar los malestares que podría traer consigo una mayor exposición pública. “No salgo a la calle. Me muevo a los lugares en que me siento segura. Al colegio de los niños una vez nos persiguieron, en mi casa siempre ha habido autos de prensa afuera. Comencé a aislarme”, precisó.

Agregó que “hoy, siento que me quiero bajar. No voy al supermercado, no voy al mall, no salgo a restoranes, no puedo ir a un parque tranquila con los niños. Nosotros somos súper amigos de nuestros amigos. Somos un lote súper cerrado hace muchos años, y de repente no poder salir porque te vas a encontrar con más gente, y sólo salir a ambientes controlados, emocionalmente a uno le afecta. No poder de repente ir al cine con los niños. A los niños los llevan sus tías al cine o van con mi mamá. Al cine no he ido nunca desde que estalló el caso. A restoranes tampoco. Creo que he ido dos veces a un café, pero un café muy discreto, donde no hay nadie. Al supermercado…, compro por Internet. Al mall no fui ni para la Navidad”.

Para la esposa de Sebastián Dávalos, existe un clima de molestia entre las personas debido a este caso que ha sido pieza fundamental en los porcentajes de aprobación y rechazo a la Jefa de Estado. “Entiendo que hay un sentimiento de rabia en la sociedad que supera el caso Caval. Uno de repente dice ‘pucha, a lo mejor sí fui imprudente’ o a lo mejor ‘no debí haberlo hecho como lo hice’, pero siempre he estado tranquila, porque yo sé que no cometí ningún delito. Pero todo eso da lo mismo: tienes que matar a alguien para que la gente se calme, tiene que salir alguien condenado”.

Consultada sobre cómo ha sido la relación con su esposo, Compagnon aseguró que “la gran víctima de todo este caso ha sido Sebastián, porque hoy todo el mundo lo ve como el peor de los peores y él no ha hecho nada. Como mucha otra gente que trabajó en Caval o en otras empresas cuestionadas, los que se tienen que hacer cargo son los dueños o representantes legales de la empresa y no sus trabajadores. No en todas las empresas se apunta con el dedo a una de las personas que trabajaba ahí, como lo han hecho con Sebastián”.

“Trabajo no tenemos, porque con el caso se nos cerraron todas las puertas. Ahora, nadie quiere trabajar ni conmigo ni con Sebastián. Estamos viviendo de ahorros, de liquidar algunas cosas que teníamos y de endeudarnos. Estamos pasando el mismo momento que está pasando un gran porcentaje de la población, porque la situación económica está mala. Hay mucha gente cesante que se endeuda, que está buscando qué hacer para poder seguir viviendo y para poder cubrir los gastos que tienen, como educación, dividendos. Somos uno más”, añadió.

Relación con la Presidenta

Respecto a si ha existido un quiebre familiar, Compagnon descartó que el caso Caval haya afectado este tipo de lazos. “Somos una familia. Ella es mi suegra, la mamá de mi marido, la abuela de mis niños, y lo que pase fuera de la puerta de la casa es otra cosa, pero para nosotros lo primordial es la familia. Siempre hemos sabido separar los roles”, reconoció.

Con todo, subrayó que “han inventado muchas cosas. Han inventado que estábamos separados con Sebastián, han inventado que yo era la nuera mala que no la dejaba ver a los niños, cosa que no es cierta, porque ella siempre los ha podido ver; han inventado que hay un quiebre de ella con su hijo, y nada de eso es cierto. No pasan de ser inventos de gente malintencionada que quiere sacar réditos de la manipulación de las relaciones personales”.

Querella contra revista Qué Pasa

En la entrevista con La Tercera, Compagnon también se refirió respecto a la información publicada en la revista Qué Pasa, en donde apareció mencionada la Presidenta Bachelet en las transcripciones de supuestas escuchas telefónicas al gestor inmobiliario de Caval, Juan Díaz.

“A Juan Díaz lo conocí por Mauricio Valero por la compra de los terrenos en Machalí, pero sí puedo asegurar que lo que aparece en esas transcripciones telefónicas que dicen relación a mí o a mi suegra son totalmente falsas. Hoy no tengo relación con él. Me parece que está tratando de involucrar a la Presidenta con mentiras en un crédito que fue obtenido lícitamente. El deberá hacerse responsable de sus palabras”, puntualizó.

En relación a cuál es su opinión de la querella presentada, fue tajante: “No corresponde que me refiera a eso, pues es una acción personal”.

Para leer entrevista completa, revisar AQUÍ.

Caso Caval: Querella por estafa de Vial revela que Compagnon cobró $1000 millones por estudios plagiados a Cochilco – The Clinic Online

Autor de estudio de Cochilco vendido por Compagnon a Vial: “Me parece una sinvergüenzura atroz” – The Clinic Online