Isabel-Allende-foto2-alejandro-olivares

Al más puro estilo del exmandatario Ricardo Lagos, la presidenta del Partido Socialista, Isabel Allende, reconoció que está pensando su opción para una futura candidatura presidencial.

En conversación con El Mercurio, Allende sostuvo que sobre aquella chance “efectivamente está en proceso de valoración, puede ser una opción, veremos después de la municipal. En cuatro meses pueden pasar muchas cosas, es mucho tiempo en política”

Añadió que aunque “la Nueva Mayoría decidirá democráticamente a través de una primaria, para mí es un honor saber que hay gente que piensa que eres una opción. Hay un tema además simbólico, potente, de que fuera otra vez Allende. Pero insisto en que es una decisión colectiva. Si mañana vía primarias o encuestas hay otro u otra más competitivo, adelante, y me pongo detrás de esa candidatura, encantada”.

A renglón seguido aclaró que “después de las municipales es un buen momento para tomar la decisión. Esto no estuvo nunca inicialmente en mis planes, pero ya se empezó a hacer más carne en la medida que es mucha gente que está permanentemente diciendo ‘ya pues, decídase’, mucha gente que la calle dice que me apure”.

“Claro, estoy dispuesta a ser la candidata del PS a primarias si así se estima y es una decisión colectiva. Uno tiene que estar disponible”, recalcó.

Al ser consultada por los dichos de Lagos en radio Pudahuel, la presidenta del Senado contestó que “yo tengo una muy buena opinión de él y me parece absolutamente legítimo que lo esté pensando”.

Respecto a una futura contienda frente al exmandatario Sebastián Piñera como candidato de la derecha, Allende pidió no olvidarse del pasado y recordar que él, “más que parte de las soluciones fue parte de los problemas. Fue su gobierno el que no tuvo capacidad de atender las demandas estudiantiles, donde el precio del cobre llegó a un nivel inédito y él no hizo nada por diversificar nuestra economía. Fue a finales del 2013 cuando ya empezó el decrecimiento económico y no se previó lo que venía”.

Agregó que “él nos dijo ‘se acabó la fiesta a los delincuentes’, ‘se acabará la puerta giratoria en la cárceles’. ¿Y después qué es lo que vimos? Nada. No tengo nada personal contra Sebastián Piñera, pero parece que la memoria es frágil”.

En otros pasajes de la entrevista, la senadora PS abordó la detención y procesamiento del ex comandante en Jefe del Ejército, Juan Emilio Cheyre, en el marco del caso Caravana de la Muerte.

“Primero, refleja el grado de madurez que hemos llegado como país: que da lo mismo decir si te llamas Cheyre o Pepe, si la justicia considera que hay suficientes elementos para estar detenido, se cumple. Ahora, el ser detenido no es ser culpable, tendrá la justicia que determinar”, enfatizó.

Por su lado, admitió que “cuando Cheyre hizo su famoso su ‘nunca más’, lo valoré y lo valoro como un aporte al reencuentro chileno. Pero al mismo tiempo me provoca un profundo dolor pensar que alguien así pueda estar comprometido en las gravísimas violaciones a los derechos humanos”.