Ex abogado de Pinochet critica el Proceso Constituyente porque llevará a la “ideologización del ciudadano común”

Según el abogado la apertura de un proceso constituyente original ha hecho creer a la ciudadanía que una nueva Constitución “despejará los obstáculos que frenan el crecimiento y la justicia social. “Querámoslo o no, seremos arrastrados nuevamente a adoptar posiciones radicales y engañosas”, dice el ex Patria y Libertad.

Pablo Rodríguez Grez UDD

El ex abogado de Augusto Pinochet y ex fundador de Patria y Libertad, Pablo Rodríguez Grez, apareció hoy en una columna en el diario El Mercurio criticando el proceso en busca de una nueva Constitución señalando que sólo producirá más frustración en la ciudadanía y arrastrará a la gente “nuevamente a adoptar posiciones radicales y engañosas”.

El jurista se explaya diciendo que el debate democrático en fase electoral tiene una confrontación de ideas que no siempre es a través de un diálogo respetuoso y esclarecedor, y que esto se puede ver en el actual proceso constituyente chileno.

“Esta política fue, si no la causa principal, un factor importante en la radicalización del proceso que culminó en 1973 con una profunda fractura institucional. Con todo, es preferible una lacra de esta especie que una mordaza a la libertad de expresión, porque de esta última se siguen consecuencias todavía peores para la convivencia en sociedad”, escribió esta mañana, en la página 2 de ese medio.

El punto fue aprovechado para abordar el problema que supone el debate por una nueva Constitución para Chile. Según Rodríguez, para tener un debate leal hay que “despojarse de recursos efectistas para conquistar las preferencias y no esquivar la problemática que se analiza, induciendo a error o sensibilizando artificiosamente a los electores”.

El abogado señala que en Chile hay dos tendencias -derecha e izquierda- que hablan en lenguajes opuestos y desconectados muchas veces de lo medular. Según él, una “funda su mensaje en el sentimiento y la emoción, invocando dramáticamente las condiciones de vida de una parte de la población (cuestión de la que todos nos hacemos cargo y que nos pesa en igual medida), de la violencia de que fueron víctimas los que combatieron al gobierno militar, de la injusta acumulación de la riqueza, de la desigual distribución del ingreso, etcétera”.

Mientras tanto, la otra tendencia “habla a la razón, a veces con excesiva frialdad, aludiendo a problemas como la importancia del gasto fiscal, el equilibrio de la balanza de pagos, la eficiencia productiva, las ventajas competitivas, la evolución de la política monetaria y otras cuestiones técnicas de la misma índole”.

Por esta razón, con un pueblo “de muy pobre cultura cívica y generalizada ignorancia económica”, el debate es desequilibrado condenando al “tecnócrata desalmado y hierático”, lo que para el decano de la Facultad de Derecho de la Universidad del Desarrollo (UDD) termina en una “descarada demagogia”.

Por eso, según el abogado la apertura de un proceso constituyente original ha hecho creer a la ciudadanía que una nueva Constitución “despejará los obstáculos que frenan el crecimiento y la justicia social. ¿Qué resultado tendrá esta campaña y a qué peligro nos expone? Me asiste la convicción de que lo primero que cosecharemos será una nueva frustración, que acrecentará el desprestigio casi unánime de los partidos políticos y su dirigencia, pagando justos por pecadores. Pero lo más grave será la “ideologización” del ciudadano común, efecto inevitable tratándose de una campaña de esta especie. Querámoslo o no, seremos arrastrados nuevamente a adoptar posiciones radicales y engañosas”.

El ex abogado del dictador dice que es penoso observar que en esta época se vuelva a discutir “sobre concepciones cuya ineptitud está universalmente comprobada”.

“La única salida para nuestro enclaustramiento político y social radica en que seamos capaces de no contraponer razón y sentimiento, juzguemos con objetividad las lecciones de la historia reciente, y escojamos con serenidad las alternativas que nos ofrece el futuro”, señaló.

The Clinic Newsletter
Comentarios