La ácida crítica sobre los programas viajeros de Claudio Iturra: es “un comerciante de turismo pobreza”

En marzo de 2014, un adelantado columnista de Paniko.cl escribió una certera crítica sobre los programas de viaje del hoy cuestionado periodista Claudio Iturra. “Este personaje tiene un comportamiento extraño, un tanto desviado, del que no sabes si reírte como un tonto hipócrita o seguir mirando incrédulo, esperando el desatino inoportuno, la chambonada extemporánea”, dicen.

Claudio Iturra zorrón yt c13

Una columna profética, con una aguda crítica a la performance de Claudio Iturra en sus programas de televisión, realizaron los ágiles amigos de Paniko.cl hace casi dos años.

En una texto titulado “Claudio Iturra: ¿el Bear Grylls chileno o un boyscout de turismo pobreza?”, el autor parte describiendo la aparición del explorador acusado de diversas prácticas de acoso laboral en su productora, en los programas “La ley de la selva” y luego en “Sin Vergüenza”, donde enseñaba a sobrevivir en el desierto chileno.

“En ese contexto, el periodista Claudio Iturra, a la manera de Bear Grylls de Discovery Channel, continuaba la inercia imitativa de la fórmula televisiva: jugar a ser Rambo, educándonos a sufrir con honor, recolectando caquita para comer, insolándose hasta el desmayo, buscando la inanición y quizás morir en un delirio religioso como Gógol”, reza la columna.

El texto relata el salto de la participación de Iturra en tv pos reality shows apocalípticos a los programas de viajes exóticos como “Cultura Sagrada”.

“Si desde antes de esta, su nueva puesta en escena en Canal 13 cable, ya lo observábamos con dudosa credibilidad, ahora nos resulta no sólo poco creíble, sino además desquiciado a la hora de interpretar a un periodista de viajes. Es que este personaje tiene un comportamiento extraño, un tanto desviado, del que no sabes si reírte como un tonto hipócrita o seguir mirando incrédulo, esperando el desatino inoportuno, la chambonada extemporánea”, dice.

Luego relatan la historia de la primera emisión de ese programa, en Calcuta, donde Iturra “se hizo una pequeña herida en el dedo y, entre un arranque de paranoia o ignorancia, se comportó como si estuviese en una película apocalíptica de zombis leprosos. Todo un Rambo, sabiendo que la lepra se contagia vía oral y nasal, y además, con personas que tengan una predisposición genética particular. Lo de Rambo, por otro lado, no es sarcasmo. Así se lo encuentra en su cuenta de twitter, más precisamente: ‘rambito'”.

Y posteriormente, cuentan una escena del terror. “En otra ocasión, ya tristemente célebre en foros en Internet, en un pobrísimo pueblo de África, se acercó a un grupo de niños africanos esqueléticos, apenas vestidos, pero que lucían una gran sonrisa rota. Les dijo que él era como un extraterrestre para ellos y que venía bajando de la luna, en un idioma que no entendían. Los niños sonreían inocentes. Sin embargo, para cualquier televidente la escena fue desconcertante. Era el torpe intento de Iturra, una bufonada sin gracia, para explicarnos que estos niños vivían aislados del mundo occidental. Pero lo hizo desde una mirada acanallada, occidentaloide, como experimentada por un chico boyscout con poca preparación empírica, escasa educación antropológica o, en este caso, genuina vocación periodística”, dijo.

Además, lo describe como un periodista zorrón “look playero, gafas de sol flúor, poleras de colores chillones y choco noventera. El contraste que genera parado entre la opacidad y precariedad de las geografías más extremas de la tierra es indisimulable. Los niños africanos del pueblo perdido en África tenían razón de verlo como un marciano”.

LEE LA COLUMNA COMPLETA EN PANIKO PINCHANDO AQUÍ

The Clinic Newsletter
Comentarios