jose piñera A1 2

El exministro de Pinochet y padre del sistema de pensiones, José Piñera, reapareció en el país luego del bullado aterrizaje en donde advirtió que venía a defender el modelo que le había dado tanta prosperidad a este confín del mundo.

“Chile: lo que está en juego”, editorial que inicia hoy su Quinta Epoca. Libertad, libertad mis amigos”, es como anuncia el economista la revista Economía y Sociedad que este viernes venía adjunta al Diario Financiero. Piñera Echenique agrega en el comentario el link para leer su espacio de opinión. En éste, cuestiona las reformas, el alza en los impuestos y afirma que “el origen de la catástrofe”, hay que buscarlo en el gobierno anterior. Acá algunos de los párrafos.

“Sería interminable realizar el recuento completo de cómo este proceso mejoró, sustancialmente, la calidad de la vida diaria de los chilenos y, especialmente, de los más vulnerables”, afirma Piñera, quien además habla de que “la Revolución Liberal iniciada en 1975 transformó tan profundamente al país que en 2008 Chile ocupó el lugar N°5 del mundo, entre 141 países. Superó, incluso, a EE.UU. que se ubicó en el No 6. El Congo siguió en la oscuridad en el puesto No 137”.

Tras dichas afirmaciones, sostiene que “la tragedia es que hoy está en juego este “gran cambio” en la historia de Chile. Está amenazado el horizonte de mayor prosperidad para todos y la paz cívica que tanto anhela el país”.

El exministro del Trabajo asegura que “la libertad económica en Chile ha comenzado su descenso”. Para argumenta aquello, reseña que “el gasto público se expandió en 60%, desde 17% del PIB hace diez años a 27% del PIB en la actualidad. La tasa de impuestos a las empresas aumentó en otro 60%, de 17% a 27%. La reforma tributaria también eliminó de golpe el gran incentivo a la reinversión de las utilidades introducido por ex Ministro Hernán Büchi. Todo ello, junto a la expectativa de una mala reforma laboral, frenaron abruptamente la inversión y el crecimiento. Durante el cuatrienio de la Presidenta Bachelet el avance económico será, en el escenario optimista, un pobrísimo 2% anual”.

Para Piñera, “lo más grave es la caída del llamado “crecimiento potencial” del país. Además, asevera que “en el origen de esta “catástrofe” se encuentra un error fundamental compartido por los dirigentes políticos de derecha e izquierda. El gobierno anterior rompió el foco que había caracterizado a las políticas públicas desde 1975 al señalar, sorpresiva e inexplicablemente, que la desigualdad era el problema principal del país. Esa creencia condujo a la paralización de las reformas estructurales y al innecesario y dañino desanclaje de la tasa de impuesto a las empresas”.

“La erosión del modelo comenzó, entonces, cuando se cambió el foco moral de las políticas públicas y se priorizó disminuir la desigualdad en los ingresos, en perjuicio de reducir la pobreza. Está comprobado que intentar disminuir la desigualdad de rentas con altos impuestos y excesivas regulaciones estatales, destruye lo que Keynes llamaba los “animal spirits” de los emprendedores y deteriora la inversión, lo cual, inevitablemente, reduce el crecimiento y, por tanto, la posibilidad de derrotar la pobreza. Estos años serán la mejor prueba de lo errado y costoso de este camino”, opina.

“Después de todo, nadie muere de desigualdad, mientras que, en estos días, comprobamos que 1.300 niños han muerto, en ultimo término, de extrema pobreza”, cuestiona.

Casi sobre el final, advierte que “en el mundo, y especialmente en América Latina, se observa con perplejidad lo que está ocurriendo en nuestro país. Se sabe, se reconoce y se celebra que, como señala el historiador Claudio Véliz, “el umbral de una nueva era económica mundial se cruzó hace más de tres décadas con los cambios de política económica en Chile a partir de 1975, y en Gran Bretaña a partir de 1979″. Sería una tragedia que Chile iniciara nuevamente, después de tantos esfuerzos de tantos chilenos, el camino de regreso al subdesarrollo”.

La columna original acá.