Farc EFE

La Misión de las Naciones Unidas en Colombia manifestó hoy su “preocupación” luego de que dos líderes campesinos fueran asesinados en los departamentos de Caquetá (sur) y Meta (centro), zonas afectadas por el conflicto armado con las FARC, y exhortó al Gobierno a tomar medidas “urgentemente”.

“Las Naciones Unidas entienden el temor de las organizaciones sociales afectadas y su reclamo para que se tomen urgentemente las medidas necesarias para evitar el recrudecimiento de la violencia, que socava la confianza en las perspectivas de una paz estable y duradera”, señaló la organización en un comunicado.

La Misión de la ONU señaló que espera que la investigación solicitada por la Defensoría del Pueblo, así como las medidas que puedan tomar los diferentes organismos del Estado colombiano, contribuyan a la “protección de la población civil y a generar mayor tranquilidad en las comunidades”.

En este sentido, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, convocó ayer una reunión para “adoptar medidas” después del asesinato de dichos líderes campesinos.

Por otra parte, la ONU recordó que el acuerdo de paz con las FARC “prevé la implementación de varias medidas dirigidas precisamente a garantizar la seguridad de líderes (…) de organizaciones sociales y defensores de derechos humanos, así como la seguridad para el ejercicio de la política, en particular mediante la instalación de la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad”.

“En este momento, la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos se encuentra adelantando una serie de misiones de verificación en terreno”, agregó la información, que apunta que próximamente se informará a la opinión pública de los resultados de las mismas.

Por su parte, las FARC reclamaron al presidente Santos que se posicione sobre el asesinato de líderes campesinos, una situación que al parecer de los guerrilleros “amenaza” el recién alcanzado acuerdo de paz, y pidieron que se implemente ya el punto sobre garantías de seguridad.

“Si está comprometido con la paz de Colombia actúe en consecuencia poniendo punto final a este exterminio de inocentes cuyo pecado parece ser su pensamiento crítico y visión de nuevo país, implementando ya el acuerdo sobre garantías de seguridad”, dice una misiva del Secretariado de las FARC.