Sabat

Han pasado exactamente dos meses desde que el 8vo Juzgado de Garantía de Santiago ordenara el alzamiento de las cuentas bancarias del exalcalde de Ñuñoa Pedro Sabat, en el marco de la investigación por presunto fraude al fisco, eventuales coimas, malversación de caudales públicos, lavado de dinero y asociación ilícita.

En apenas 60 días ya habrían novedades en el seguimiento de al menos dos cuentas del exmandamás ñuñoino: una del Banco de Chile y otra del Santander. El análisis de ambas carteras forma parte de la investigación encabezada por la Fiscalía de Alta Complejidad Oriente, que ha intentado esclarecer el vínculo entre negociaciones eventualmente incompatibles con el incremento injustificado del patrimonio del exalcalde ñuñoino.

La indagatoria ha detallado ciertos movimientos sospechosos que involucran a familiares, cercanos a Pedro Sabat y deconocidos que han depositado en su cuenta con iniciales o, derechamente, sin identificar su nombre.

El 24 de marzo de 2014, por ejemplo, el exalcalde recibió en su cuenta un depósito en efectivo de su hijo Franco Sabat por 23 millones de pesos. Dinero del que hasta ahora se desconoce su procedencia y que forma parte de una serie de transferencias realizadas de manera periódica durante varios años. También su hija Marcela Sabat habría girado unos cheques a nombre de su padre, uno el 20 de enero de 2013 por 20 millones y otro el 22 de abril de 2014 por 28 millones. Según fuentes al interior de la Fiscalía no estaría aún acreditado a que corresponde cada uno de ellos.

Los movimientos habrían sido realizados no sólo entre familiares, sino también en calidad de funcionarios públicos: Pedro Sabat fue alcalde, Marcela es diputada y Franco Sabat es Core. “Son extraños estos movimientos en efectivo, entendiendo que se trata de personas que perciben una remuneración similar en el aparato público. Siempre los depósitos en efectivo tienen una carencia de justificación, porque si vas a comprar un auto o un departamento no pagas 23 millones en efectivo, sino a través de un vale vista. En general la gente no anda con un maletín con plata. Son cuestiones llamativas que hay que investigar”, asegura una fuente de la fiscalía.

Al menos dos funcionarios de la alcaldía de Ñuñoa también habrían depositado en las cuentas de Sabat. Uno de ellos es el actual concejal de Renovación Nacional, Guido Benavides, quien aparece con una transferencia de 5 millones y medio. También un abogado del municipio, Atilio Matus, figura con dos depósitos al exalcalde por 5 millones de pesos cada uno.

Estos antecedentes habrían sido remitidos al Servicio de Impuestos Internos pudiendo eventualmente abrirse una arista tributaria. Se trataría de platas eventualmente no justificadas que es muy probable que no hayan sido tributadas como rentas. Esa situación podría hacer que el Servicio realice una denuncia o una querella por declaraciones maliciosamente falsas.

Hasta ahora sólo las cuentas personales de Pedro Sabat han sido investigadas, no así las que corresponden a sus empresas. Tampoco la fiscalía ha podido acceder a las cuentas internacionales del exedil. The Clinic se comunicó con Pedro Sabat pero no obtuvo respuesta al respecto.