Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Nacional

15 de Diciembre de 2016

Empaquetadores demandan a Homecenter Sodimac por despido injustificado

Un grupo de 22 jóvenes que trabajaban como empaquetadores de la sucursal La Reina de la empresa de retail exige el pago de indemnizaciones tras haber sido desvinculados sin previo aviso y sin el reconocimiento de la relación laboral. La empresa que acaba de salir de una extensa huelga legal de sus trabajadores, se defiende diciendo que no hay prestación de servicios ni remuneración que sostenga el vínculo.

Por

Homecenter La Reina

Un grupo de 22 jóvenes que trabajaban como empaquetadores en la sucursal La Reina de Homecenter Sodimac demandaron a la empresa tras la desvinculación de 70 de ellos de un día para otro y sin entregar causas formales de su despido.

Los empaquetadores buscan que la empresa -que recientemente tuvo a sus trabajadores en huelga- reconozca el vínculo laboral que mantenía con ellos, se anulen los despidos y se les indemnice por la falta de aviso, los años de servicios y el pago de feriado legal y proporcional.

El despido, según es relatado por los demandantes, ocurrió el 11 de septiembre pasado, cuando una trabajadora remunerada por Sodimac que actuaba como coordinadora de empaques, les avisó de un día para otro sobre la desvinculación y sin entrega de las causales de despido, aunque informalmente se les hizo saber que era porque “no teníamos suficiente compromiso con Homecenter”.

Los jóvenes, la mayoría estudiantes secundarios y universitarios, interpusieron la demanda el 4 de noviembre pasado en el 2º Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago reclamando a la empresa de materiales para la construcción que se declare la existencia de relación laboral, la nulidad del despido, el despido injustificado y el cobro de prestaciones.

Según la abogada representante de los empaquetadores, Nicole Henríquez, la acción principal tiene que ver con la declaración de relación laboral, que Sodimac, a través de sus abogados, está negando.

“En la contestación de Sodimac no se refieren a si hubo alguna causal de despido invocada. No fue ‘váyanse por esto o váyanse por esto otro’ sino que fue simplemente ‘váyanse’, que es algo que igual pasa a llevar la ley laboral porque se supone que el empleador tiene que entregarte una carta, un aviso de despido donde se funda la causal legal por la cual te están despidiendo y explica los hechos. En este caso no existe eso, fue un despido formal”, dice Henríquez.

Según la abogada, Sodimac contestó a través de sus abogados cada uno de los puntos demandados por ellos, basándose principalmente en que el trabajo de empaques no da origen al contrato de trabajo, no establecía remuneración por parte de la empresa y no existía potestad de mando, lo que en definitiva demuestra que no eran empleadores de ellos.

“Desde nuestro punto de vista no existe relación laboral por dos razones: porque no hay una prestación de servicios a la empresa, sino que al cliente. El cliente es el que decide si la persona le va a empaquetar o no. Y lo segundo es que en el caso de Sodimac, un supermercado u otras tiendas, no paga remuneración. El que paga es el cliente, la persona a la que le empaquetan, y esa persona entrega una propina, que no está determinada sino que queda a la voluntad de él”, explicó el abogado de Sodimac, Enrique Uribe.

Sin embargo, los empaquetadores señalan que, a pesar de ello, sí existía una relación laboral concreta como la existencia de una supervisora que coordinaba los turnos junto a los mismos jóvenes -misma persona que los despidió sin previo aviso- y la existencia de un “Reglamento Interno” para los empaques, donde la compañía se refiere a ellos como “trabajadores/as”.

El reglamento, adjuntado en la demanda, contiene normas de presentación personal y vestimenta para los empaques, que si no eran cumplidas se podían traducir en castigos como no poder tomar turnos durante una semana. Además, el texto contenía otras reglas para ellos como mantener la postura erguida durante todo sus turnos y no conversar con los cajeros ni hablar por celular durante el horario de trabajo.

Cada uno de los empaques, por su parte, pagaba una comisión de 200 pesos por turno para estar habilitados para trabajar y enviaban todos los miércoles sus fechas de disponibilidad para trabajar, por correo electrónico, según se explica la demanda.

“Es más, teníamos la obligación de cumplir a cabalidad los turnos, siendo sancionados en caso de no hacerlo. Por ejemplo, nos suspendían por una semana si faltábamos tres veces en un mes. Si faltábamos a dos turnos, debíamos pagar una “multa” de mil pesos. Si no cumplíamos con dicha “sanción”, éramos sacados de nuestros lugares de trabajo”, dicen en el texto legal.

Además señalan que existía una forma de empaquetar las bolsas ordenada por la empresa, según la naturaleza de los productos y otras consideraciones, y que los clientes podían efectuar reclamos sobre la atención de los empaques en el libro de sugerencias y reclamos.

Por todo lo descrito, los demandantes reclaman al tribunal que se les pague una indemnización por falta de aviso, otra por los años de servicios -según corresponda-, el pago de feriado legal y proporcional y un recargo legal del 50%.

En el grupo de 22 demandantes existen trabajadoras que llevaban hasta cinco años desempeñándose en el local, por lo que en algunos casos las indemnizaciones -según el cálculo efectuados por ellos- podrían llega a ser de 2.400.000 pesos.

En enero de este año, el Juzgado de Letras del Trabajo de Valparaíso condenó a la empresa competidora de Sodimac, Easy S.A. por el despido injustificado de dos empaquetadores del local ubicado en Avenida Argentina.

En esa instancia, el juez estimó que la empresa tenía efectivamente facultades de mando y dirección sobre esas personas, con la aplicación de reglas y normas similares a las que reclaman ahora los extrabajadores del Sodimac de La Reina. Sin embargo, la Corte de Apelaciones de Valparaíso acogió un recurso de nulidad presentado por la empresa.

Ahora, ambas partes se verán las caras este lunes 19 de diciembre en el 2º Juzgado de Letras de Santiago, en una audiencia preparatoria del juicio. Ahí se verá la posibilidad de llegar a un acuerdo o llegará a juicio.

Notas relacionadas