Alberto Salas A1

“Desconozco todos los antecedentes que puede tener la Fiscalía, pero lo que es grave es la filtración. La filtración afecta a un sistema de libre competencia que es la autodenuncia. Afecta y eso puede complicar hechos futuros”.

Eso fue lo que dijo Alberto Salas, presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC) tras el último comité ejecutivo de la gremial, donde además abordaron la agresión al empresario Andrónico Luksic tras declarar en el juicio oral contra el diputado desaforado Gaspar Rivas la semana pasada, según informó el Diario Financiero.

Con un sentido de conexión con el ciudadano igual a la transparencia de las aguas del río Mapocho, Salas y los dirigentes de los principales gremios empresariales abordaron la nueva arista de colusión en el mercado de pañales, destacando más la filtración de información que la colusión misma.

“En su momento condenamos la colusión y volvimos a hacerlo”, agregó el dirigente, pero además aclaró que “este es el mismo hecho, estaba autodenunciado en la misma oportunidad y en paralelo en el mismo documento. Por lo tanto no hay una acción distinta con respecto a este caso”, en referencia a la colusión que involucra a CMPC y Kimberly Clark.

Además, el dirigente, que ahora será el presidente de Inacap en reemplazo de Lorenzo Constans, institución educacional que fue traspasado de manera irregular en dictadura a la multigremial, señaló que se comunicaría telefónicamente con Luksic para expresarle su solidaridad por el incidente del lunes pasado.

“Nos parece muy reprobable y condenable que una persona que va a un tribunal de la República no tenga las garantías y los resguardos que necesita todo ciudadano en el país. La verdad es que eso es condenable”, dijo. “Cuando se ataca de esta forma, creo que hay más ideología que ganas de analizar en profundidad y con apertura y con claridad los hechos”, agregó.