pinggui

La organización de conservación marina, Oceana, junto a diversos movimientos sociales y agrupaciones costeras, están en campaña para evitar que la comuna de La Higuera, un ecosistema reconocido mundialmente por su rica biodiversidad, se convierta en una zona de sacrificio si entran en operación los megaproyectos minero-portuarios Dominga y Puerto Cruz Grande.

En ese contexto, Oceana lanzó un video explicativo sobre los riesgos que implicaría para La Higuera, la operación del proyecto minero Dominga de propiedad de Carlos Alberto Délano, dueño del grupo Penta, y el puerto que se está planificado e hizo un llamado a movilizarse para proteger la zona.

“La Higuera se ha identificado como un sitio prioritario para la conservación por diversas entidades como Conaf y el Ministerio del Medio Ambiente, por lo que forma parte del patrimonio natural de Chile”, afirmó Liesbeth van der Meer, Directora Ejecutiva de Oceana Chile.

“En el área no solo hay reservas marinas que se han establecido por su invaluable biodiversidad, sino que conviven comunidades que han desarrollado actividades sustentables y rentables, como el turismo y la extracción de locos y machas”, agregó van der Meer sobre la comuna que está frente a la famosa playa Punta de Choros.

Según explican desde Oceana, actualmente, la minera Dominga, que pretende explotar hierro a 25 kilómetros de la Reserva Nacional del Pingüino de Humboldt, se encuentra en la última etapa de tramitación ambiental, a la espera de la resolución del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA).

La ONG marítima plantea que encontraron graves falencias en el proceso y detectó que Andes Iron, titular de Dominga, no presentó desde un inicio información relevante y esencial, subestimando el área de influencia marina del proyecto. La minera, en reiteradas ocasiones, afirmó que el área de influencia marina de Dominga se limitaba a la bahía Totoralillo Norte, lugar donde se emplazará el puerto. Sin embargo, luego de la insistencia de las autoridades, la compañía reconoció que su área de influencia sería mayor, y recién en esta última instancia, consideró los impactos que los barcos que transporten el mineral tendrán en el medio marino.

“No es posible evaluar nuevos impactos a estas alturas del proceso, por lo que esperamos que el Servicio de Evaluación Ambiental rechace el proyecto Dominga”, señaló la Directora Ejecutiva de Oceana.

“No podemos condenar un lugar tan emblemático por su biodiversidad y productividad, a perder su riqueza. Es momento de que la autoridad defina el tipo de desarrollo que quiere para el país, si apoyar y fomentar actividades sustentables propias de la zona, o sacrificarlas y privilegiar un proyecto que tiene fecha de vencimiento”, finalizó van der Meer.

En 2010, esta misma zona estuvo amenazada por la inminente instalación de centrales termoeléctricas. De hecho, el presidente de ese entonces, Sebastián Piñera, tuvo que intervenir para detener la construcción de la central Barrancones, luego de la presión ejercida por la ciudadanía.



MÁS VIDEOS DE THC AQUÍ