Durante horas de esta mañana los dueños de Caval, Natalia Compagnon y Mauricio Valero, enfrentaron la audiencia de formalización en su contra por presuntos delitos de estafa en la arista por supuestos copy paste de unos informes realizados y que fueron vendidos al empresario Gonzalo Vial Concha.

En ese sentido, el Juzgado de Garantía de Rancagua decidió mantener las medidas cautelares de firma mensual y arraigo nacional para los socios de la pyme por la arista sobre la investigación respecto al copy paste que habrían tenido los famosos estudios.

Al respecto, la defensa de Mauricio Valero calificó como “apropiada” la medida de la Fiscalía, mientras que el abogado de Compagnon no presentó cuestionamiento alguno.

Vale decir que tras decretar la permanencia de dichas cautelares, el tribunal decretó 5 meses más de investigación.

Durante la audiencia, el fiscal Emiliano Arias dio cuenta del perjuicio provocado por más de $1.162 millones por el delito de estafa. En tanto, habló sobre el supuesto complot que intentaron realizar en contra de Vial Concha: “Los imputados entregaron a la víctima documentación elaborada por ellos que aparentaban ser capturas de pantalla, mail y chat de trabajadores de la empresa de Gonzalo Vial que estarían cometiendo un fraude y estarían concertados para conseguir dinero”.

Ayer en entrevista con La Tercera, Arias afirmó que esta audiencia “se trata de la imputación de un delito bastante grave, de una estafa superior a los $ 1.000 millones. Una estafa continuada en el tiempo, que fue bastante perjudicial para la víctima. Además, existe la afectación de informes de una institución pública como es la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco), que también son elementos indiciarios de la gravedad o del grado de atentado del bien jurídico”.

Al ser consultado por los dardos que hace algunas semanas lanzó Compagnon en contra de la Fiscalía, acusando que cargaban la mano en este caso por ser la nuera de la Presidenta Michelle Bachelet, Arias contestó que “yo vivo en permanente cuestionamiento y autocuestionamiento, pero pido cuestionamientos responsables. Si yo hago una imputación a la institución, espero que ésta se formalice. Y eso, hasta ahora, no ha ocurrido”.

“La verdad es que la parentela que tengan las personas me da exactamente lo mismo, y también el cargo que alguien ejerce. En el caso de que sean imputados, para lo único que me importa es que agrava su responsabilidad”, cerró.