Los 2.500 trabajadores de la mina “La Escondida”, controlada por la australiana BHP Billiton, rechazaron la oferta de la empresa en el proceso de negociación colectiva y por abrumadora mayoría aprobaron la huelga, informaron hoy fuentes sindicales.

El 99 % de los trabajadores votaron a favor de la huelga, en un proceso que se extendió hasta las primeras horas de hoy, señaló un comunicado del sindicato.

“El resultado ha sido categórico. El 99 % de los votantes aprobaron la huelga legal, en un histórico hito en defensa de nuestra dignidad y derechos alcanzados como trabajadores. Lo hicimos unidos y masivamente, al registrarse la más alta participación que en cualquier otro proceso”, precisa la nota.

La huelga podría comenzar el próximo 6 de febrero, pero las negociaciones entre las partes no se rompen y la huelga se evitaría si se alcanza un acuerdo.

La Escondida es la mina de cobre privada más grande del mundo, con una producción anual cercana al millón de toneladas, y en un período de bajos precios internacionales del metal, la oferta empresarial descartaba un aumento salarial, recortaba algunos beneficios otorgados en años anteriores y ofrecía sólo un bono de ocho millones de pesos por trabajador.

La empresa también pide una duración del nuevo contrato colectivo de cuatro años.

“La contundencia de la votación cierra el camino a cualquier intento de la empresa por introducir sus nefastos planes, consistentes en disminuir costos a través del abaratamiento de la mano de obra”, afirmó el sindicato en su comunicado.

Los trabajadores demandan un ajuste salarial del 7,0 % y un bono por término de negociación) de 25 millones de pesos (unos 38.400 dólares por cabeza y una duración del nuevo contrato de tres años.

La Escondida, situada en la región de Antofagasta, es controlada por BHP Billiton, que tiene un 57,5 % de la propiedad, y entre los accionistas minoritarios figuran la estadounidense Río Tinto y las japonesas Jeco Corporation y Jeco Dos.