Nada bien cayeron en los usuarios de Twitter las frases escritas por el expresidente Sebastián Piñera en alusión al 27F (se cumple el séptimo aniversario de la tragedia), en circunstancias de que está candente el caso Exalmar y justo cuando radio Bío-Bío acaba de publicar un reportaje sobre los negocios mineros de la familia del exgobernante.

De acuerdo a lo que da a conocer la emisora radial, el hecho se remonta a los primeros meses del gobierno de Piñera, cuando optó por bajar el proyecto energético Barrancones, justificando entonces que “hemos enfrentado el tema de la central con responsabilidad, sabiduría y respetando nuestro estado de derecho (…) Puedo decir a todos los amantes de la naturaleza que, como Presidente, me siento feliz de poder preservar un santuario de la naturaleza que he podido disfrutar con mis propios ojos”.

Según este medio, más allá de la jugada mediática de evitar una amenaza real para los ecosistema de Reserva Marina Islas Choros-Damas y la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt, lo que no se supo entonces ni hasta ahora era que Piñera, sus hijos, un amigo cercano y dos de sus ejecutivos tenían intereses comerciales en la zona, particularmente en la Minera Dominga.

“Todos formaban parte de un proyecto que se venía gestando desde hacía más de un año, que por esos días agarraba fuerza y que sólo unos meses después empezaría a tramitarse en el Sistema de Evaluación Ambiental (SEA)”, recuerda textualmente Bío-Bío.

A pesar de que nada de aquello aparecía en su declaración de patrimonio, Bío-Bío asevera que al revisar archivos judiciales, el Diario Oficial y algunas notarías, se advirtió que Piñera y su familia estaba en el inicio del proyecto Dominga.

Explica este medio que la participación era indirecta, a través de Mediterráneo Fondo de Inversión Privado (FIP), gestionado por Administradora Bancorp S.A., una de las empresas del Grupo Bancard, el family office del exmandatario.

Por medio de este fondo de inversión , desde abril de 2009 manejaban Minería Activa Uno SpA, sociedad que cuando se creó Minera Andes Iron, se adjudicó el 99,9% de la propiedad, cita Bío-Bío.

Bancorp dijo a Radio Bío Bío que dicho negocio se realizó como parte “de sus inversiones en capital de riesgo” y estuvo “orientado a promover la inversión y desarrollar una industria relevante para nuestro país”.

Respecto de la figura de Piñera, indicaron que “Sebastián Piñera Echenique no participa ni ha participado nunca en la administración de Administradora Bancorp S.A. y, por tanto, no participó en la decisión de inversión en Minería Activo Uno SpA”.

En fin, lo concreto de la historia es que la familia Piñera ingresó al proyecto minero cuando ya era candidato presidencial, que se retiró tiempo después de que se bajara Barrancones, y que la operación implicó $6.765 millones.

El reportaje completo de Bío-Bío acá.