Como ya se dijo, este martes WikiLeaks filtró una serie de documentos que atribuye a la CIA, hecho denominado por la plataforma como “la mayor filtración de datos de inteligencia de la historia”.

La revelación refiere los supuestos métodos del organismo de inteligencia para hackear y espiar a través de distintas maneras, como la vulneración de productos de consumo masivo como los teléfonos inteligentes (iPhones) y los televisores de la misma naturaleza (se habla de los Samsung).

WikiLeaks explica a través de un comunicado que en el caso de los Smart TV se produce un “falso apagado”, por lo que el usuario cree que efectivamente el aparato está en off cuando en verdad se le están grabando la conversaciones, las que son enviadas a la CIA a través de la conexión a internet que se posee.

El sistema de hackeo sería tan sofisticado que incluso se controlarían las luces LED del encendido.

Respecto de los equipos de Apple, como iPhone y iPad, se habla de la búsqueda de vulnerabilidades del sistema.

“Las técnicas de las que hablan supuestamente permiten a la CIA sortear el encriptado de plataformas de mensajería como Whatsapp, Telegram, Signam, Confide y Cloackman al entrar en ellos y obtener contenidos antes de que el encriptado se active. Esto causa un terremoto también entre las tecnológicas afectadas, pero Wikileaks sostiene que no ha filtrado toda la información que posee, sino que algunas ciberamas hasta que haya “un consenso” sobre su naturaleza y cómo deberían desvelarse”, se lee textualmente en una publicación de El País.

Pero eso no es todo, informes de 2014 indican que entonces el organismo de inteligencia buscaba infectar los sistema de control de autos y camionetas. Lo siniestro de aquello es que aunque “el propósito de tal control no es especificado, permitiría a la CIA realizar asesinatos casi indetectables”.

WikiLeaks filtra documentos sobre supuesto espionaje de la CIA a través de iPhones y televisores inteligentes – The Clinic Online