La energía del salto de Arturo Vidal es capaz de prender 40 ampolletas de 100 watts durante 0,12 segundos. Eso es lo que señaló el licenciado y magíster en Física de la Universidad de Chile, Bastián Pradenas, quien analizó los videos del Rey Arturo para llegar a esa conclusión.

Según explica el físico hoy en La Tercera, “el salto de Arturo hay que dividirlo en dos fases, la de propulsión y la de vuelo. En la primera, el jugador flecta sus piernas bajando su centro de masa, cercano al ombligo, y almacenando energía elástica en sus músculos y tendones; luego, para el despegue, Arturo emplea esa energía empujando el suelo, que a su vez ejerce una fuerza de igual magnitud pero en sentido contrario sobre él”.

“Ya en el despegue, según las imágenes estudiadas, durante aproximadamente 0.12 segundos sus pies deben soportar el peso de una masa de 312 kilos, lo que equivale poco más de cuatro veces su propia masa. Adicionalmente, durante este lapso, sus piernas producen una potencia de 4.000 watts. Como resultado, el jugador de 75 kilos sale propulsado con una velocidad de 3.71 metros por segundo”, señala el experto.

Según Pradenas, el centro de masa de Vidal “se desplaza verticalmente unos 70 centímetros con respecto a su posición en reposo, comparable a basquetbolistas de la NBA. Esto se traduce en que el seleccionado nacional puede alcanzar, fácilmente, 2,5 metros en una disputa aérea por el balón y tener opciones de ganarle a jugadores más espigados”.

Es decir, apenas seis centímetros menos de lo que saltaba Iván Zamorano y ocho menos de lo que hace Cristiano Ronaldo, uno de los futbolistas más letales -sino el más- desde el aire.