Las reacciones políticas por los miserables dichos que ayer mencionó el abogado de la Defensoría Penal Pública, Ricardo Flores, sobre el caso de femicidio frustrado contra Nabila Rifo, durante los alegatos en la Corte Suprema para revisar el recurso de nulidad del juicio contra Mauricio Ortega.

“Desde el punto de vista de la pena habría sido más barato haberla matado que simplemente haberla dejado viva, y eso, desde el punto de vista lógico, no tiene sentido”, dijo el abogado.

Tal fue el rechazo que generaron sus comentarios, que hoy la DPP sacó un comunicado desmarcándose de los dichos de su abogado, diciendo que “distraen sobre el verdadero foco del caso, que se centra en velar por el respeto irrestricto de las garantías y derechos de los imputados e imputadas que defendemos”.

“Las expresiones vertidas por el defensor público no se condicen ni con la política, ni con la labor institucional. Ellas no representan el sentir de la Defensoría y serán analizadas para evaluar implicancias o afectaciones en relación con las labores propias del trabajo de la defensa”, dijo el organismo.

Los dichos provocaron tal reacción que la misma Presidenta Michelle Bachelet se refirió a los dichos de Ricardo Flores, señalando que esas declaraciones son indignantes y “son de una profunda violencia. No se pueden tolerar”.

El Intendente de Santiago, Claudio Orrego, también se unió a las críticas señalando que nadie está mejor “muerta”.

El candidato presidencial del PRO, Marco Enríquez-Ominami, se sumó a las críticas adhiriéndose a la campaña #NiUnaMenos

El diputado de la UDI Jaime Bellolio también reaccionó tratando de “imbécil” al abogado de la Defensoría.

El excandidato presidencial y exministro de Hacienda, Andrés Velasco, dijo que el jurista mostraba “una falta de compasión y humanidad inaceptable”.

La vocera del Frente Amplio y candidata a diputada del Movimiento Autonomista, Manuela Veloso, también se refirió al tema y recordó que Nabila tuvo que hacerse la muerta para sobrevivir.