El sociólogo Eugenio Tironi fue entrevistado por la edición de este domingo de La Tercera, donde analizó las Primarias asegurando que tienen algo de perversidad por cómo polarizan las posiciones de los candidatos.

“Hay una cuestión perversa en el mecanismo de las primarias. Polarizan, exponen, y como los candidatos tienen muchas dificultades para diferenciarse, porque pertenecen al mismo campo, tienen que acudir a cuestiones pedestres e incluso crueles para marcar diferencias. Eso deja muy deteriorado al triunfador; le pasó a Hillary también frente a Bernie Sanders” sostiene el colaborador de la ex Concertación.

Al mismo tiempo, Tironi sostiene sobre las Primarias que “no creo que sean la pócima mágica que va a resolver los problemas de la democracia, porque tienen el gran problema que hacen que los partidos y sus dirigentes se anulen, abdiquen de su rol”.

En el siguiente párrafo el también ensayista asegura que “las primarias son un sistema de referéndum que da lugar a la personalización de la política, al peso del carisma y, en ese sentido, a la demagogia. Y la lógica del referéndum es muy perversa, hay que ver lo que pasó con el Brexit en Gran Bretaña. Las primarias anulan lo que es la función principal de la política, que es la negociación. Es el compromiso, es la componenda, el encuentro en un acuerdo, que puede ser transitorio, frágil, pero acuerdo al fin y al cabo”.

Al ser consultado por lo que ocurre en Chile Vamos, Tironi dice que era mejor hacer las Primarias que no hacerlas, aunque “el problema es que siempre son más perjudiciales para quien va adelante. Además, uno fue Presidente de la República y los otros son, uno, un recién llegado a la política, y el otro, una especie de patrón de fundo, medio campechano, que ha sido alcalde”.

Respecto a la Nueva Mayoría, el sociólogo manifiesta que “Los grandes triunfadores de estas primarias son Alejandro Guillier y Carolina Goic, quienes van a ganar por ausencia” agregando que “Guillier y Goic son triunfadores por no estar exponiéndose y por no estar ante la inminencia de un fracaso, como va a ser la primaria de hoy, que, además, tiene la fatalidad de que es la final de la Copa Confederaciones. La primaria va a tener muy pocos votantes y los candidatos, en vez de salir empoderados, van a salir debilitados y llenos de barro, sangre, desgastados. La situación de Piñera, por ejemplo, en el debate, fue patética”.

Sobre Piñera, Tironi sostiene que tiene “el ‘síndrome Lagos’, que es que cualquier ex Presidente de la República, después de este gobierno de Bachelet, tiene que encarar un examen muy duro respecto de su gestión. En la sociedad chilena de hoy, el pasado no es fuente de prestigio, sino que pareciera ser el origen de todos los males. En el debate, gran parte del tiempo lo gastó en dar explicaciones por cosas del pasado y eso le va a seguir ocurriendo. Y así como el pasado fue fatal para Lagos, puede ser fatal para Piñera”.

En cuanto al Frente Amplio, el columnista señala que “sus candidatos parecen corredores de fondo, pero que a la mitad de la carrera empiezan a jadear, porque no tienen fondo. Las primarias los dejan al desnudo. Cuando alguien reposa en la novedad, lo peor que le puede ocurrir es la rutina, porque pierde novedad”.

Tironi agrega que “Tengo la impresión de que los candidatos Beatriz Sánchez y Alberto Mayol perdieron todo su atractivo. Y, además, cuando uno los ve, se pregunta por qué no los sacan y ponen a Boric y a Jackson, que son el verdadero Frente Amplio. Ahí sí hablamos en serio; de los otros no se sabe muy bien dónde van, a quién le han ganado o cuánto aguantan”.

Finalmente, cuando en La Tercera le piden un pronóstico para las Primarias, el columnista responde que “es muy difícil que supere las 800 mil personas que votaron la vez anterior. Lo más complicado es para Piñera, quien tiene que asegurarse que la primaria sea un éxito y, además, ganar ampliamente. Si yo me dedicara a las apuestas, creo que pasado este mes, las apuestas por Guillier habrían subido sustanciosamente. Porque Goic no prende, y Piñera sale muy desgastado. Y creo que Piñera lo sabe, lo refleja”.