El defensor mexicano y ex jugador del Barcelona, Rafael Márquez, salió a negar cualquier tipo de vínculo con el narcotráfico, luego de que el Departamento del Tesoro del gobierno de Estados Unidos anunciara sanciones a 22 personas, entre ésas él, por una implicancia en una red de lavado de activos.

Desde la cancha del Atlas, donde milita, el defensor leyó un comunicado, visiblemente incómodo para referirse al hecho. “Diversos medios de comunicación señalaron que soy objeto de una investigación por parte del Departamento del Tesoro de Estados Unidos por supuestos hechos relacionados a un organización criminal”, leía Márquez antes de rechazar “categóricamente cualquier tipo de relación con dicha organización y con los hechos referidos en las diversas notas periodísticas”.

El País de España recuerda que Márquez y el resto de las personas aludidas, fueron sancionador el Departamento del Tesoro por su presunto vínculo con una red de lavado de dinero dirigida por el narcotraficante Raúl Flores.

Particularmente a Rafael Márquez se le indaga por cuatro propiedades, dos en Jalisco, una en Guanajuato y otra en Ciudad de México. Además, por nueve empresas, entre las que se encuentra una escuela de fútbol, supuestamente donde se habría lavado dinero del narcotráfico.

“Comprendo la situación jurídica en la que me encuentro y de inmediato me evocaré al esclarecimiento de los hechos con el apoyo de mi equipo de abogados. Aclaro que nunca he participado en ninguna de estas organizaciones”, reiteró el defensor.