La Princesa Alba utilizó sus cuentas en redes sociales para lanzar un certero comentario contra todos quienes la hacen pebre criticando su cuerpo.

En esa línea, la intérprete de “Baby Papi” recordó un duro episodio que vivió cuando sólo era una niña de 13 años:

“Ayer desperté y me mandaron una foto mía compitiendo a los 13. Estaba en los huesos. Me acordé de todo lo que me pasó y me dio mucha rabia/pena porque esa vez me dijeron que estaba muy gorda para salir en la tele. Lloré y decidí no comer más y vomitar lo que comía hasta la competencia.
Bajé 6 kilos en un mes a punta de vómitos. A punta que todos me iban a pelar si estaba gorda”.

Añadió que “así viví hasta los 18. Llena de inseguridad. Intentando calzar en estereotipos. Pero odiándome. Encontrándome fea. Gorda. Fui mi peor enemigo”.

“Por eso no me intimidan los comentarios juzgando mi cuerpo”, recalcó.

En ese sentido, la Princesa Alba aseguró que ahora “muestro mi cuerpo, mis pechugas imperfectas en sus caras, en las caras de los hombres y mujeres que no toleran que tengamos según ellos, la desfachatez de mostrar el escote. Porque ‘oye tus pechugas son horribles’. De andar en peto porque ‘oye, que guatona”.

“Me muestro orgullosa para que esa niña de 13 años también esté orgullosa de su cuerpo tal como es. Y que no le haga caso a la gente weona.”, sentenció.