La actriz Emilia Clarke reveló los métodos que ha adoptado la producción de Game Of Thrones para su octava temporada, todo esto con el fin de evitar las tan odiosas filtraciones.

En conversación con The Telegraph, la actriz que personifica a Daenerys Targaryen, confirmó los rumores en cuanto a que ninguno de los actores de la serie de HBO posee un guión. Es decir, durante las escenas se les van entregando líneas específicas, para que nadie sospeche en qué terminará cada personaje.

Por su lado, Clarke detalló que la producción trabajará en varios finales para que así nadie se crea con la verdad absoluta sobre lo que sucederá al final de esta última temporada.

“Ya se escribieron varios finales. Ninguno de nosotros sabe cuál será el verdadero. Si algo se filtra, no lo crean porque de seguro no es verdad”, afirmó.

En tanto, se habla de que los actores no pueden subir nada sobre las filmaciones a redes sociales.