Científicos del español Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) hallaron en el cosmos una de las primeras estrellas de la Vía Láctea. El descubrimiento ha sido publicado hoy en la revista The Astrophysical Journal Letters. La estrella fue bautizada como J0815_4729 y se encuentra a 7.500 años luz del sol: además es uno de los astros con menos contenido metálico conocido.

La fuente de energía de estas estrellas sigue siendo la fusión de hidrógeno en su núcleo. Su temperatura superficial y luminosidad apenas cambian. Otra de sus características es su baja masa, que aproximadamente supone 0,7 veces la del Sol, aunque tiene una temperatura 400 grados superior a la solar.

Este descubrimiento ha sido posible gracias a imágenes espectroscópicas obtenidas con el instrumento OSIRIS (Optical System for Imaging and low-intermediate-Resolution Integrated Spectroscopy) instalado en el Gran Telescopio Canarias (GTC), en el Observatorio del Roque de los Muchachos (Garafía, La Palma).

La teoría predice que estas estrellas podrían formarse justo después y a partir del material de las primeras supernovas, cuyos progenitores fueron las primeras estrellas masivas de la galaxia, aproximadamente 300 millones de años tras el Big Bang, señaló Jonay González Hernández, investigador Ramón y Cajal del IAC y otro de los autores del artículo.

Rafael Rebolo, director del IAC y coautor de esta publicación, señala que detectar el litio “nos proporcionaría información crucial relacionada con la nucleosíntesis en el Big Bang”. “Estamos trabajando para que el GTC tenga un espectrógrafo de alta resolución y amplio rango espectral para poder acceder, entre otras cosas, a la química detallada de estrellas únicas como J0815+4729”, agregó.