Pocas horas antes del arribo del Papa Francisco a Chile, nuestro pasquín dio a conocer que el encargado de la investigación previa sobre las denuncias de abuso sexual infantil en la Congregación Marista, el sacerdote franciscano Saúl Zamorano, tenía lo que se conoce en jerga coloquial como un enorme “tejado de vidrio”.

Resulta que el monje perteneciente a la orden franciscana fue denunciado por Franco Parra, un exsacristán del convento, por abusos sexuales cometidos al interior del emblemático recinto ubicado en calle Alameda. Situación que dejó en evidencia la desprolijidad en su designación entendiendo que Zamorano, en rigor, era juez por un lado y parte por otro.

Los maristas, a través del encargado de comunicaciones, reconocieron que el sacerdote en cuestión “renunció, luego de conocerse por la prensa -hace una semana- situaciones que lo inhabilitan para esta tarea”. “La Congregación también confirma que paralelamente agradeció su gestión al Padre Zamorano y le comunicó formalmente que -por lo delicado del tema- lo relevaban de cumplir esta misión”,agregaron.

La primera denuncia verbal realizada por Parra fue el 21 de mayo del año pasado al provincial de la orden franciscana, Santiago Andrade, seis meses antes de que Zamorano asumiera el cargo y escasos días previos a que éste denunciara formalmente al sacerdote en la oficina Pastoral de Denuncias (OPADE), dependiente del Arzobispado de Santiago. El 3 de enero de este año, el exsacristán estampó una denuncia por abuso sexual en la Fiscalía Centro Norte, donde relata que el sacerdote lo toqueteó en la espalda y los glúteos, “apretujándome contra su pecho”.

El presidente del Consejo Nacional de Prevención de abusos de la Conferencia Episcopal, el Obispo Alejandro Goic, aseguró a The Clinic cuando fue consultado la semana pasada que fue “un error nombrar a un especialista para hacer un juicio sobre la misma materia en la que es acusado”. “Es una imprudencia, no correspondía presentarlo a otra congregación. Se supone que se trataba de un experto en derecho canónico y era necesario que fuera implacable en este campo”, agregó.

El sacerdote salesiano David Albornoz fue nombrado, el viernes 19 de enero, como instructor para la investigación previa para investigar las denuncias sobre abusos sexuales en los distintos colegios maristas en reemplazo de Saúl Zamorano.