La profesora de cocina del Marjory Stoneman Douglas High School, Ashley Kurth, detalló cómo fueron esos fatales minutos en que se produjo el brutal tiroteo en esta escuela de Florida y que dejó 17 personas fallecidas.

En entrevista con La Tercera, la profesional recordó que “el ambiente era horrible y escalofriante. Los niños tenían emociones encontradas entre el llanto y el nerviosismo”,

Esta docente afirma que poco después de terminar su taller sintieron la alarma de incendio y los posteriores disparos.

“Yo y los otros dos profesores les decíamos a los niños que respiraran y se mantuvieran fuera de vista. Luego vimos las noticias en mi computador para saber lo que sucedía a nuestro alrededor”, contó.

Agregó que “cuando los disparos se detuvieron estábamos escuchando uno de los walkie-talkies de los entrenadores y se escuchaba el pánico de ellos tratando de localizar al tirador”.

Tras varios minutos de desesperación, Ashley pudo avisar por Facebook lo siguiente:

“Estoy a salvo y fuera del edificio ahora”.