La discusión acerca del masivo ingreso de innmigrantes haitianos al país ha comenzado a tomarse la agenda y es así como diversas personalidades de la sociedad comienzan a exponer sus posturas a favor y en contra.

Es así como la semana pasada el economista y ex Asesor de Marco Enríquez Ominami y Sebastián Piñera, escribió su postura en Twitter generando diversas reacciones.

“¿Será cierto que hay algo corrupto en la inmigración de Haitianos? Se debería pedir Visa a Haití. Inmigrantes sin calificación no son un aporte a Chile. Inmigrantes deberían tener clasificación técnica o profesional, o traer inversión y dar empleo. Similar a requisitos de Estados Unidos” sostuvo Fontaine, luego de retuitear un viralizado video de un avión de Law en el aeropuerto Pudahuel descargando inmigrantes haitianos.

Fue la periodista y mujer ancla de CNN Chile, Mónica Rincón quien le cuestionó su texto, también a través de Twitter.

“¿En serio crees que sólo el que tuvo acceso a educación es un aporte como migrante? Y el que sin ser “calificado” (como tú lo describes) quiere aportar con su honradez y trabajo a Chile no aporta? Qué triste esta ola, tan popular, anti inmigración” sostuvo la profesional.

La discusión se abrió y pronto apareció el cientista político Patricio Navia, quien asegura que es pro inmigración, pero que hay que asumir los costos que esta trae.

El también columnista, le contestó a Rincón señalando que “Hay tradeoffs. Mientras más inmigrantes no calificados lleguen, más competencia por trabajos mal pagados y más díficil subir el sueldo mínimo. Abrir las puertas a inmigrantes no calificados significa cerrarlas a alzas del sueldo mínimo. Hay que elegir”.

Rincón replicó que “ésa no es la discusión inicial. La discusión es si crees que por no tener calificación o capital no eres un aporte como migrante. Yo creo que es discriminatorio y absurdo decir eso. La educación no te hace automáticamente un aporte a otro país y viceversa”.

Luego Navia insistiría en que “Inmigración implica costos y beneficios (aportes, como dices tu). MI único punto es recordarte que hay tradeoffs. Luego, uno no se puede enojar porque alguien menciona las malas. Yo soy proinmigrante, pero no niego los costos”.