El Último día del profesor David Goodall: El científico que murió de una inyección letal y escuchando la Novena Sinfonía

“Lamento profundamente haber llegado a mi edad (…) No soy feliz. Quiero morirme. No es particularmente triste”, había dicho días atrás el científico de 104 años que finalmente falleció asistido en Suiza.

David Goodall, científico australiano de 104 años, finalmente pudo cumplir su anhelo. Morir asistido y escuchando a Beethoven.

La noticia venía dando vueltas por el mundo desde hace varios días, toda vez que la eutanasia no es un tema zanjado ni mucho menos.

Este jueves, en Suiza, rodeado de amigos y familiares, y con la Novena Sinfonía de fondo, Goodall pudo morir.

Según la fundación Eternal Spirit El ecologista y botánico se le suministró una droga letal.

“Como eligió recibir una inyección letal, el doctor Christian Weber puso una cánula en el brazo de David”, quien giró la rueda para que la solución fluyera. “David se quedó dormido en pocos minutos y murió poco después”, relata Eternal Spirit en un comunicado titulado “El Último día del profesor David Goodall”.

Días atrás, Goodall había manifestado públicamente su deseo de morir. “Lamento profundamente haber llegado a mi edad (…) No soy feliz. Quiero morirme. No es particularmente triste”, diría a una cadena televisiva.

The Clinic Newsletter
Comentarios