Una confusa detención se produjo la noche de este sábado.

Resulta que la médico general, Bárbara Rivas (28), fue sacada por Carabineros desde el Hospital de Chañaral luego de que se negara a trasladar a una niña del Sename hasta la unidad psiquiátrica del Hospital de Copiapó, pues consideró que no había argumentos suficientes.

A través de su cuenta de Facebook, Rivas detalló que a las 9 de la noche de ese día, y mientras estaba trabajando como jefa de turno en urgencias, llega una supuesta jueza a pedirle de forma verbal que dé luz verde al traslado de la menor de 12 años en una ambulancia hasta el hospital regional.

A juicio de la jueza, la menor debía ir “por mal comportamiento”.

En este punto Bárbara sostiene que “le pregunté dónde estaba la orden judicial y la respuesta fue que no había, que la orden era verbal y que la tenía que acatar. Respondí que no haría nada sin la orden y me amenazó con llevarme detenida por desacato. En ese momento, pensé que no me dejaría amedrentar”.

Agregó que “el autorizar el traslado, sin mayores antecedentes del estado de la niña, ya que no fueron proporcionados, era perder una ambulancia por lo menos durante cinco horas, en un contexto donde, además, el Hospital de Copiapó no tenía psiquiatra disponible”.

En otros pasajes de su relato, aseguró que “conversé con la niña, me di el tiempo de hacerlo y vi que no tenía criterio de urgencia su traslado”.

Sobre la menor, juró que “después de hacerle la debida evaluación médica a S, de 12 años, y darme cuenta que es una niñita brillante, respetuosa, atenta, cariñosa, capaz de explicarme la situación, decido que no tiene un criterio médico de traslado, además de que en ese momento no había psiquiatra en Copiapó que la evaluara y sólo la iba a mandar a pasar hambre y frío a ese hospital”.

En otro párrafo cargado de sentimiento, la profesional escribe: “A ti, mi querida S, lamento no haberte podido defender con más fuerza, porque tu mayor “enfermedad” es haber nacido en el lugar equivocado, lamento que a tus papás se los hayan llevado las drogas, lamento que a tus 12 años tu preocupación sea que tu hermano no se vuelva un delincuente y no jugar, por que después de 10 minutos que conversamos me diste un abrazo…”.

“Me sentí menoscabada, un poco humillada, y que lo que estaba viviendo era un poco injusto para todos. Actuaría del mismo modo, porque mi prioridad como médico de Chañaral es velar por el bien común de la población. Siento que hice lo correcto y lo volvería a hacer”, cerró la funcionaria.