El Colegio de Profesores de Chile llamó a un paro nacional de dos días, el 3 y 4 de octubre, debido a la nula respuesta por parte del Ejecutivo respecto de la “deuda histórica” que se les adeuda a los docentes que podría alcanzar en las actualidad a unos 10 mil millones de dólares.

El presidente de la entidad, Mario Aguilar, calificó la respuesta del Ministerio de Educación como una “bofetada” y una “falta de respeto”.

El llamado a paro surgió tras la reunión del lunes con el subsecretario de Educación, Raúl Figueroa, en la que el gobierno habría desconocido puntos esenciales de un petitorio, entre ellos el pago de la “deuda histórica”.

La deuda histórica surgió a comienzos de los años 80, cuando la dictadura de Augusto Pinochet traspasó la administración de la enseñanza básica y media a los municipios, que eliminó diversos beneficios que hasta entonces tenían los maestros.

El pasado 28 de agosto, unos 30.000 maestros marcharon por el centro de Santiago en el marco de un paro “de advertencia” por la falta de progreso en el diálogo con el Gobierno, tendente a resolver los problemas que afectan al sector.

En abril, al iniciarse un diálogo con el Gobierno, el magisterio presentó un documento de 11 puntos a resolver, entre ellos el pago de la deuda histórica que mantienen algunos municipios, la regulación del agobio laboral, igualdad de trato a los profesionales y el término de una doble evaluación de la labor docente existente en la actualidad.

El presidente del Colegio de Profesores de Chile no descartó durante esta jornada un paro indefinido si no hay una respuesta satisfactoria por parte de las autoridades.