El comunero mapuche Camilo Catrillanca, quien murió el 14 de noviembre de un disparo durante un operativo del Comando Jungla en la comunidad donde vivía, era supuestamente vigilado desde el año pasado por el Servicio de Inteligencia de Carabineros.

Así lo reveló un reportaje del Centro de Investigación Periodística (Ciper), que precisó que el nombre y la fotografía de Catrillanca figuran en un documento elaborado por Carabineros en 2017, que lo señala como uno de los principales dirigentes de la Alianza Territorial Mapuche (ATM), descrita como radical y violenta.

Ciper aclara en su reportaje que la ATM, uno de cuyos fundadores ese el “lonko” Juan Catrillanca, abuelo del comunero muerto, “a diferencia de otras agrupaciones de la zona, estaba abierta al diálogo.

Incluso Juan Catrillanca participó en las mesas de diálogo organizadas por el presidente chileno, Sebastián Piñera, con el objetivo de devolver la paz al sur de Chile, alterada desde hace varias décadas por el llamado conflicto mapuche, en el que diversas comunidades reclaman la devolución de territorios ancestrales.

El informe de inteligencia fue elaborado por la Unidad de Inteligencia Operativa Especializada (UIOE) de Carabineros, que fue disuelta tras la Operación Huracán, que fue un montaje para tratar de acusar a una docena de dirigentes mapuches de quemar 58 camiones.

La operación, que incluyó la plantación de conversaciones falsas en los teléfonos móviles de los dirigentes, le costó el cargo al entonces general director de Carabineros, Bruno Villalobos, mientras el general Gonzalo Blu, jefe de Inteligencia, está actualmente imputado y en prisión preventiva.

Según Ciper, Camilo Catrillanca, el comunero muerto el 14 de noviembre, figura en el documento de Inteligencia por su condición de dirigente estudiantil, que había participado en movilizaciones desde el año 2011 en demanda de la desmilitarización del territorio mapuche.

La propia ATM confirmó que Camilo Catrillanca era un dirigente importante de la organización, que está integrada por comunidades de distintos lugares, aunque sus dirigentes más conocidos son de la comunidad de Temucuicui, donde el comunero de 24 años murió.

El joven fue abatido mientras circulaba en su tractor y se encontró con un operativo de carabineros que perseguían y se enfrentaban con unos ladrones de automóviles que poco antes habían asaltado y arrebatado sus vehículos a unas profesoras de una escuela rural.

Hasta ahora las evidencias apuntan a cuatro carabineros que llegaron primero al lugar, uno de los cuales grabó el incidente, pero luego lo borró y destruyó la tarjeta de memoria de la cámara.

El reportaje de Ciper sostiene que la única vinculación de Catrillanca con algún ilícito era su amistad en redes sociales con Fabián Llanca, sindicado por Inteligencia policial como jefe de una organización a la que asociaba con diversos delitos.

Entre ellos, “robo de vehículos, tráfico de drogas, desórdenes, porte de armas y munición, atentados incendiarios a camiones, casas y galpones y homicidio frustrado a carabineros de servicio”, aunque Llanca solo había sido condenado por oponerse a la acción de Carabineros y por desórdenes públicos en 2014.

El informe de Inteligencia apuntaba a cuatro organizaciones mapuches vinculadas a actos violentos: la Coordinadora Arauco Malleco (CAM); Weichan Auka Mapu (WAM); Resistencia Mapuche Malleco (RMM); y Alianza Territorial Mapuche (ATM), pero esta última nunca ha estado involucrada en delitos, según el reportaje de Ciper.

En los últimos años el conflicto mapuche ha derivado en brotes de violencia en los que han muerto una veintena de personas, entre comuneros, policías y agricultores, mientras varias decenas de mapuches han sido procesados y condenados por diversos delitos.