Las comunidades mapuche del sur de Chile iniciaron hoy un segundo día de movilizaciones, en protesta por el homicidio del comunero mapuche Camilo Catrillanca, que este jueves se enmarcaron en cortes de caminos, ocupaciones de predios agrícolas y enfrentamientos con la Policía.

Las movilizaciones fueron convocadas por la familia de Camilo Catrillanca, asesinado de un tiro en la nuca el pasado 14 de noviembre, para exigir la retirada de la zona de las Fuerzas Especiales de Carabineros y la renuncia del ministro del Interior, Andrés Chadwick, entre otras demandas.

Entre otros hechos, hubo un fuerte enfrentamiento entre un contingente de Carabineros en el acceso a la localidad de Ercilla, cuya municipalidad permanece ocupada por comuneros mapuches.

Este viernes, otro grupo ocupó y bloqueó los accesos a la municipalidad de la localidad de Teodoro Schmidt, mientras la Policía ha intensificado sus patrullas en las distintas carreteras de la zona para evitar nuevos bloqueos.

En Santiago, en tanto, hubo al caer la tarde del jueves violentos enfrentamientos entre la Policía y manifestantes en el céntrico Paseo Ahumada, donde varios carabineros fueron atacados por una turba que los golpeó con pies, puños y objetos contundentes hasta dejar inconsciente a uno de los funcionarios.

Siete de los presuntos agresores fueron detenidos, mientras se revisan las cámaras de vigilancia del sector, para identificar a otros, dijeron las autoridades.

Uno de los detenidos será procesado por maltrato de obra (agresión) a Carabineros y los restantes por desórdenes públicos, precisaron.

Cinco carabineros debieron ser hospitalizados y este viernes cuatro de ellos fueron dados de alta, según informó a los periodistas el subdirector del Hospital de Carabineros, Anselmo Vidal,

“Cuatro de ellos, policontusos de carácter leve fueron enviados a sus domicilios con indicación de reposo”, señaló, y añadió que el quinto permanece ingresado “con diagnóstico de mediana gravedad, con traumatismo encéfalo craneano por un golpe en la cabeza, lo que requiere una observación de un par de días”.

Según Vidal, este último carabinero, identificado como Henry Canío, “llegó con síntomas de haber sufrido un traumatismo, una cefalea. Se le hizo un escáner que mostró el estado de su cerebro, que se encuentra bien”, indicó.

El mundo político ha condenado transversalmente la agresión a los carabineros, y este viernes el presidente Sebastián Piñera se unió a las expresiones de rechazo a través de su cuenta oficial en la red social de Twitter.

“Condeno con indignación cobarde y brutal agresión sufrida ayer por 5 carabineros por parte de verdaderos delincuentes. Manifiesto mi aprecio y gratitud a los 60.000 carabineros que, con dedicación y compromiso, cumplen su deber de protegernos. Ellos merecen el respeto de todos”, publicó el mandatario. E