Corporación Cultural Arte Alameda presenta una función especial del ballet “Sueño de una Noche de Verano” basado en la obra de William Shakespeare y con música de Mendelssohn, en un espectáculo registrado desde la Ópera Nacional de Paris el año 2017.

Numerosos coreógrafos han acudido a Shakespeare en busca de material dramático para sus ballets, empezando por Jean-Georges Noverre, un ardiente defensor del “ballet de acción”, y Marius Petipa, que fue el primero en utilizar la música escénica de Mendelssohn. George Balanchine, que también adoraba la partitura, no fue una excepción. En 1962 creó su versión de la comedia de Shakespeare para el New York City Ballet. Fiel al vocabulario del bardo y añadiendo al mismo tiempo un toque sutil de pantomima, retrata una compleja historia de amor en dos actos y seis escenas. Teseo, duque de Atenas, e Hipólita, reina de las amazonas, se ven atrapados en una pelea entre el rey de los elfos y la reina de las hadas que da lugar a la intervención del travieso Puck y su poción mágica junto con una compañía de actores aficionados. El desenlace se celebra en forma de un grandioso espectáculo virtuosista.

El sueño de una noche de verano, uno de los escasos ballets narrativos de George Balanchine, entra en el repertorio del Ballet de la Ópera de París. Los decorados y el vestuario para esta producción han sido diseñados por otro mago de la escena, Christian Lacroix, quien reveló a The New York Times que el diseño de vestuario era su verdadera pasión de juventud, tras quedar absolutamente fascinado al ver Il Gattopardo de Visconti cuando tenía solo 11 años. Poder cumplir con el encargo recibido de introducir suntuosidad en el ballet ha sido un verdadero reto para Lacroix, así como ser fiel a las detalladas notas que dejó Balanchine para los decorados y el vestuario.

Su fuente de inspiración, tanto para el bosque de árboles verdes y azules como para el cuadro de enormes flores, ha sido el movimiento pre-rafaelita romántico inglés del siglo XIX. La escena de la boda, evoca un palacio neoclásico. Completan el conjunto los vestidos chiffon con drapeados de color rosa y melocotón, y los clásicos tutús blancos y dorados. Para el vestuario, el Ballet de la Ópera de París ha recibido donaciones de Sophie Hallette, la famosa casa de encaje y tul artesanal, mientras que Swarovski ha cedido más de 200 tipos de piedras para crear una nueva variedad azul tricolor para las alas de organza de la mariposa.

La cita es el domingo 27 de enero a las 17:00 hrs.

Valor de la entrada:  $5.000 pre-venta, $6000 el día del evento