El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió este miércoles de que “todas las opciones están sobre la mesa” para responder en caso de que el mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, no acepte entregar el poder al jefe del Parlamento venezolano, Juan Guaidó.

Durante un acto en la Casa Blanca, preguntado por los periodistas sobre si se plantea una opción militar en Venezuela, Trump respondió: “No estamos considerando nada (en particular), pero todas las opciones están sobre la mesa”, dijo.

Trump reconoció hoy a Guaidó como presidente interino legítimo de Venezuela, minutos después de que este se autoproclamara como líder del Ejecutivo, y países como Brasil, Colombia, Ecuador y Perú han dado también su visto bueno a la toma de posesión del jefe del Parlamento venezolano.

El mandatario de EE.UU. avisó por primera vez en agosto de 2017 de que no descartaba una posible acción militar contra Venezuela, y desde entonces su Administración ha mantenido esa opción sobre la mesa, aunque fuentes gubernamentales aseguran que nunca se ha barajado en serio la opción de una invasión terrestre.

La breve declaración de Trump llegó poco antes de que Maduro anunciara la ruptura de las relaciones diplomáticas y políticas con el Gobierno de Estados Unidos, y diera 72 horas a su personal diplomático para que abandone la embajada.

El Gobierno estadounidense no ha reaccionado hasta ahora a ese paso de Maduro, pero Trump alertó hoy en un comunicado de que podría tomar nuevas medidas económicas y diplomáticas contra Venezuela.

Un alto funcionario estadounidense, que pidió el anonimato, dijo hoy a los periodistas que Washington “apenas ha rozado la superficie” de sus opciones en cuanto a sanciones económicas contra Caracas, y alertó de posibles represalias.

“Si Maduro y sus compinches eligen responder con violencia, dañar a cualquiera de la (AN) Asamblea Nacional o a otros responsables elegidos debidamente tenemos para adoptar todas las opciones encima de la mesa”, afirmó el funcionario, que pidió el anonimato.

Venezuela vive una situación de incertidumbre política desde que el pasado 10 de enero Maduro volviera a tomar posesión de su cargo después de unas elecciones celebradas el pasado mayo y no reconocidas por la mayor parte de la comunidad internacional.