Este miércoles luego de que el líder de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, se autoproclamara como presidente interino, recibió el apoyo de otros mandatarios como Donald Trump, Bolsonaro, Sebastián Piñera y el Grupo de Lima.

Ante la situación de crisis que atraviesa y se profundiza en Venezuela, las presidencias de Uruguay y México se desmarcaron y en cambio ofrecieron ayuda para resolver el conflicto y no agudizarlo. En un comunicado público que salió ayer, señalaron que “de forma conjunta, formulan un llamado a todas las partes involucradas, tanto al interior de ese país como al exterior, para reducir las tensiones y evitar una escalada de violencia que pudiera agravar la situación”.

El texto completo señala lo siguiente:

“Comunicado emitido este miércoles 23 por la cancillería de Uruguay

México y Uruguay brindan puntual seguimiento a los recientes acontecimientos en la República Bolivariana de Venezuela. De forma conjunta, el Gobierno de Uruguay y México formulan un llamado a todas las partes involucradas, tanto al interior del país como al exterior, para reducir las tensiones y evitar una escalada de violencia que pudiera agravar la situación.

Conforme a los principios de derecho internacional, México y Uruguay urgen a todos los actores a encontrar una solución pacífica y democrática frente al complejo panorama que enfrenta Venezuela. Para alcanzar dicho fin, ambos países proponen un nuevo proceso de negociación incluyente y creíble, con pleno respeto al Estado de Derecho y los derechos humanos.

Los Gobiernos uruguayo y mexicano, en sintonía con las declaraciones de la Organización de Naciones Unidas y la Unión Europea, así como de los Gobiernos de España y Portugal, manifiestan su completo apoyo, compromiso y disposición para trabajar conjuntamente en favor de la estabilidad, el bienestar y la paz del pueblo venezolano”.