El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó-en entrevista con Patricio Fernández-dijo que Maduro no logró aprovechar su momento político y lo acusó de dejar a todo su entorno sin protección.

Además lo acusó de ocupar los activos del Estado para comprar armas,financiar a grupos armados con el objetivo de ejercer control social.

¿Quién estaría dispuesto a inmolarse hoy, por un personaje que no supo aprovechar su momento político, que llevó al país a su peor crisis humanitaria de la historia, que dejó a su entorno sin protección? Porque fíjate que no protege a nadie. Los sobrinos de Maduro, por ejemplo, están presos por narcotráfico. El entorno cercano a Chávez, como Miguel Rodríguez Torres, Ortega Díaz, Rafael Ramírez, están perseguidos. Incluso Nelson Martínez, que fue ministro de Chávez, fue asesinado estando preso. Eso hay que decirlo: Maduro no protege a nadie. ¿Quién se inmolaría por alguien que no protege a nadie, que no tiene la capacidad de interlocución con el mundo, que a todas luces no tiene cómo resolver el problema económico y social de Venezuela? Mientras hablo, la idea es ir reduciendo la probabilidad de eso. Y otra cosa: ¿cómo él financiaría un proceso como ese? No tiene cómo hacerlo, con los activos protegidos de Venezuela. No es un capricho, por cierto, el tema de la protección de activos de Venezuela. Él utilizó nuestros activos para comprar armas, para financiar a grupos armados, para ejercer control social.- explicó Juan Guiadó a Patricio Fernández en Caracas.

Sigue leyendo la entrevista aquí:

Juan Guaidó, “Presidente Encargado” de Venezuela: “Me atrevo a decir que el 80 u 85 por ciento de las FFAA está absolutamente descontenta”

Llegué a Caracas el sábado 2 de febrero en la tarde, cuando ya apenas quedaban los restos de la primera protesta ciudadana convocada por Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional en su papel de “Presidente de la República Encargado”, fórmula que encontró la oposición para despojar de poder y legitimidad a Nicolás Maduro, quien consideran que ejerce un “gobierno de usurpación” desde que asumiera el 10 de enero de 2019 su segundo período presidencial tras una elección que desconocen por fraudulenta.