En conversación con The Clinic, el alcalde de Quilpué, Mauricio Viñambres, salió a defenderse tras las críticas recibidas por redes sociales por un video en que sale levantándole el dedo del medio a manifestantes del sector. Además, desmintió que el proyecto de plan regulador beneficie a las inmobiliarias,

Te sentiste liberado al levantarle el “Hoyúo” o dedo medio a los manifestantes?

No más liberado, yo creo que esto fue una acumulación de cosas que tengo hace tiempo. Ellos son personas que plantean estos temas, gritan, ni sé quiénes son. Se publicó que eran dirigentes sociales y no lo son. Uno de que publicó el video  no es parte de nuestra comuna.

Entonces, te insultan, vas por la calle y te gritan, te sacan la madre, todo po hueón. Al final, uno también se sale de madre, les subí el dedo y déjate de tontear. No fue nada más que eso.

¿Estás arrepentido?

Todos me dicen “puta si tu eres el alcalde, como haces eso”. Sí, yo soy el alcalde, tengo que mantener siempre la compostura. Lo único que lamento es que me puse a la altura de ellos y eso no debe ser.

¿Dices que te rebajaste?

No, pero no finalmente sigo representando a una ciudad, no corresponde comportarse así. Pero, ya hueón, me salí de quicio y fue eso.

La vez anterior las mismas personas que marchan por el feminismo le escupieron a un concejal, a una concejala y después ellos mismos hablan de tratar bien a las mujeres, siendo que trataban de hueonas a funcionarias pública y nosotros porque somos entidades públicas debemos quedarnos callados.

¿Entonces no te arrepientes?

Yo creo que tengo que tener más control, ser más cauteloso con esta gente e ignorarla.

¿No pensaste en hacerles un “Pato Yañez”?

No no no, son 14 años que llevo siendo alcalde y te voy a contar una hueá muy personal. Yo hace años que no iba al cementerio a ver a mi madre. Fui con mi hijo y un tipo que no sé quién es, me insulta. Andaba con una carga emotiva importante en esta ocasión.

Los alcaldes también somos seres humanos con conflictos y problemas. No veo a nadie que critique a las personas que dicen groserías y se manifiestan de manera agresiva.

¿Pero acaso no es grosero levantarle el “dedo medio” a la gente?

Yo lo veo como un gesto casi anecdótico, yo no se lo levanté a nadie personalmente. Nadie me ha dicho que lo insulté, ningún manifestante alegó eso. El único que se quejó fue un diputado del Frente Amplio que no estaba.

Yo, claramente, pediría disculpas, pero quiero saber a quién tengo que hacerlo. Voy y les pido perdón, pero yo también espero lo mismo, porque yo no le he hecho nada.

“Las inmobiliarias están molestísimas”

¿La propuesta de plan regulador beneficia a las inmobiliarias?

Quiero decir que el principal conflicto que tengo en esta comuna es con  la cámara de construcción y las inmobiliarias, que están molestísimas a todo esto porque hicimos una restricción de altura de los edificios, regulamos las densidades. O sea, me da para pensar, que estas personas que gritaron vienen de ese sector.

Además se miente, dicen que se va a construir en el pulmón verde de Quilpué y eso no está sujeto a plan regulador, porque es zona rural. Entonces, se dice, grita e insulta. La gente se puede manifestar, pero siempre respetando a otros.

¿Cree que los protestantes eran del lado de las inmobiliarias?

Aquí ha habido una explosión de construcción de edificios muy grande y han construido a destajo porque el plano regulador es del año 1971. Hicimos un plano regulador más restringido frente a eso. El 30% no va a poder ser de más de 10 pisos y el resto será de 2 a 4 pisos según el impacto del barrio.

Además, somos los únicos que han presentado un proyecto de parques.

 

Revive el controversial momento aquí:

“Hoyúo” para todos: El ordinario gesto del alcalde de Quilpué a dirigentes sociales de su comuna

Un ordinario y criticado gesto hacia dirigentes sociales realizó durante la tarde de este martes el alcalde de Quilpué, Mauricio Viñambres, a la salida de un concejo comunal donde se aprobó el Plan Regulalador de Quilpué. Es así como el edil le levantó el dedo medio de ambas manos a manifestantes de organizaciones sociambientales, que reclaman que el Plan Regulador beneficiará a inmobiliarias.