Un ordinario y criticado gesto hacia dirigentes sociales realizó durante la tarde de este martes el alcalde de Quilpué, Mauricio Viñambres, a la salida de un concejo comunal donde se aprobó el Plan Regulalador de Quilpué.

Es así como el edil le levantó el dedo medio de ambas manos a manifestantes de organizaciones sociambientales, que reclaman que el Plan Regulador beneficiará a inmobiliarias.

En entrevista con el medio local Radio Festival, el edil dijo “tener una lesión en las manos producto del uso de su bicicleta” y que por eso fue particular forma de “saludar” a organizaciones sociales.

Ante esta situación el diputado frenteamplista Diego Ibáñez dijo que “los gestos obscenos de Viñambres no son el mejor ejemplo para los niños a los cuales quiere aplicar toque de queda”.

El parlamentario declaró entender “la urgencia de renovar el actual Plan Regulador, que data de 1971, pero creemos que este proyecto final no refleja el sentir de la comunidad, ya que no hubo un esfuerzo real por parte de la municipalidad de fomentar la participación ciudadana y acercar los tecnicismos a la gente”.

“Al parecer, la intención del alcalde fue hacerle un guiño a las inmobiliarias más que preocuparse del bienestar de vecinas y vecinos de la comuna”, agregó.

Consultado por la reacción del alcalde con los manifestantes de la comunidad, el parlamentario señaló que “es importante que una autoridad comunal tenga el temple y el respeto necesario para entender el malestar de la ciudadanía y que, por ningún motivo, se mofe de ella”, pues “hay lugares importantes de Quilpué que se ponen en riesgo con la aprobación del PRC, y es lógica la rabia y la frustración que muchos sentimos”.

Finalmente, al viralizarse un video donde explícitamente se ve el gesto del alcalde socialista con su manos, Ibáñez dijo sentir vergüenza. “Creo que el gesto que realiza el alcalde Viñambres no es digno de alguien que ocupa un cargo popular que es pagado con la plata de todas y todos los chilenos”.

”Nosotros buscaremos que el Alcalde pida disculpas y si es necesario aplicar sanciones, que se realicen. No creo que las groserías y los gestos obscenos den el mejor ejemplo a niños y familias a los cuales este mismo alcalde les quiere aplicar un toque de queda” puntualizó.