La Corte de Apelaciones de Punta Arenas declaró admisible un recurso de protección presentado por la comunidad de Puerto Williams en conjunto con Greenpeace, que ordena a Pesquera Cabo Pilar (adquirida por la empresa de capitales noruegos Nova Austral) detener sus faenas hasta que se resuelva el fondo de las acciones legales presentadas en su contra.

El recurso legal se presentó contra la empresa que es titular de cuatro concesiones, las que fueron entregadas el 2005 por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) y en el fondo del asunto se expone que el funcionamiento salmonero en el área afecta derechos constitucionales, especialmente los de vivir en un medioambiente libre de contaminación. Se sumó también la existencia de una medida precautoria que estableció suspensión total de operaciones a dicha empresa, la que fue dictada por un Tribunal Arbitral en 2008.

“Se trata de una potente señal que viene a confirmar lo irregular del intento de expansión salmonero en la Patagonia. También es una nueva confirmación de que el gobierno, con su actitud tibia y casi contemplativa, parece estar más cerca de las empresas que del cuidado de nuestro patrimonio medioambiental. Afortunadamente, los tribunales de justicia sí están escuchando y reaccionando como corresponde”, dijo Estefanía González, coordinadora del área de océanos de Greenpeace.

La admisión del recurso de protección se da a pocos días de la visita de los reyes de Noruega a la zona, la cual estuvo marcada por diversas protestas en Punta Arenas y Puerto Williams. La visita de los monarcas, además, fue ampliamente cubierta por la prensa del país escandinavo, donde se ha generado un debate respecto de los impactos medioambientales de los capitales de salmoneras noruegas en la Patagonia chilena y argentina.