La derrota 4-0 ante Liverpool en Inglaterra que deja sin final a Barcelona pega duro. No solo es una bofetada a las aspiraciones culés de quedarse con la Champions tras los años de gloria del archirrival Real Madrid (ganó cuatro en cinco años), también es un duro golpe para el jugador chileno.

Arturo Vidal ha dejado claro en todas partes que el torneo continental es su gran sueño. Que otra vez no podrá ser. Tras perder la final con Juventus y llegar a semifinales con Bayern Munich, el chileno vuelve a quedarse mirando la “orejona” desde lejos.

Pese a la “hecatombe” de la que hablan medios madridistas como Marca y de la limpieza que debe venir en el equipo catalán, el mediocampista nacional es bien evaluado por su rendimiento en la caída 4-0.

Marca lo definió como volcánico. “Fue el mejor del Barça hasta que Valverde le retiró en el 75′. Bajó el nivel en la segunda mitad, porque mantener el de la primera era prácticamente imposible. Fue el único jugador que aguantó de pie las embestidas del Liverpool, ganador de casi todos los duelos en los que estaba inmerso, acorde al partido de pierna fuerte que se estaba jugando. No le gustó el cambio. Sorprendió que Valverde le quitara, por su partido y también porque Rakitic y Busquets tenían amarilla”.

El diario Sport, reconocido medio barcelonista, también lo eligió como el más sólido de su equipo. “Salvado. El mejor sobre Anfield y el que supo más que nadie cómo se debía afrontar este partido. Acertado en las ayudas y las recuperaciones, le costó aguantar el altísimo ritmo con el paso de los minutos y fue cambiado al estar fundido”, describió su juego, para calificarlo con un 5, misma nota que Lionel Messi.

Mundo Deportivo, otro diario con perfil culé, también le tiró flores a Vidal. “El único que parecía a gusto en el fragor de la batalla era un Arturo Vidal que sostuvo el equipo en los momentos más delicados”.